martes, 30 de abril de 2019

CARLOS FLORES LEDESMA. UN PROFESIONAL DEL MICRÓFONO Y ORGULLO DE LA CIUDAD DE HUAMACHUCO EN LA LIBERTAD.

Carlos Flores Ledesma
Vuelvo a este rincón de mis recuerdos y que mejor para evocar a un gran colega de la locución que todavía se mantiene en la radio. Se trata de Carlos Rafael Flores Ledesma, orgulloso de su querido  Huamachuco en el Dpto. de La Libertad. Nació el 8 de Junio de 1948, lo que quiere decir ingresará a los 71 años y con todavía muchas expectativas para continuar en lo que Dios quiso fuera: Locutor. Extraigo algunos datos para poder realizar esta reseña de un suplemento periodístico y en el que se  revelan muchos aspectos de su vida, para mi desconocidos. Estudió en el colegio San Nicolás, el mismo que formó a César Vallejo. En lo que podemos coincidir es en nuestra niñez. Aquello de hacer resonar nuestras voces en los vasos y podíamos escuchar la sonoridad que fluía de nuestra garganta.

También era costumbre en los muchachos de antes jugar al teléfono y conversar con nuestros amigos a través de cierta distancia y utilizando latas unidas por un hilo, aquel que desaparecía como por encanto de la máquina de coser de nuestra linda mamá. Carlos Flores Ledesma a los 16 años paseaba su voz por las calles de Huamachuco en la década de 1950, subido a un camión que promocionaba medicinas y artículos de belleza. Buen entrenamiento y cosechaba simpatía de quienes lo oían y que, a la vez, aceptaban el producto. Me consta que muchos profesionales del micrófono se iniciaron de la misma manera. Y por nuestras mentes infantiles ni existía asomo de que alguna vez, en nuestro futuro, el talento innato de locutor se luciría en la radio y la televisión.

"Complacencias Musicales".
Sigo hurgando en su vida y me parece muy interesante aquella etapa en la que se le presentó la mejor ocasión para hacer oír su voz. Su padre tenía un comercio dedicado a la venta de artículos marca Phillips y exponía para la venta licuadoras, radio receptores, tocadiscos y otras necesidades para el hogar. Le puso el ojo a un amplificador y su correspondiente micrófono que había sido instalado en la puerta del negocio de su padre en plena Plaza de Armas de la ciudad. Así, cuenta el propio Carlos Flores Ledesma, nació la estación "Sonora Libertad". Se difundía la música de moda y el que perifoneaba daba a luz su programa "Complacencias Musicales". Es decir, aceptaban pedidos y nacían romances que se convertían en matrimonios gracias a nuestro colega.

Al no existir academia alguna de locución, Carlos sintonizaba emisoras colombianas como la Cadena Caracol, de mucho prestigio en el mundo e iba practicando el estilo que más le venía a su voz. No se las razones, pero una de sus metas era llegar a la ciudad de Cajabamba. La práctica hace al profesional y así pensó en emigrar a la capital del Perú: Lima. Llegó a nuestra ciudad en Enero de 1966 y fue directo a la pensión de su tía Hilda, hermana del gran Ciro Alegría y que quedaba en la Av. Las Magnolias de la Urbanización San Eugenio en Lince. El gran escritor ya era diputado por Acción Popular. Se matricularía para estudiar Periodismo en la Universidad Católica, gran base de su futuro, porque ello le permitió desempeñarse más adelante en la televisión.

Se desempeñó en la OEA.
Llegó el momento de buscar trabajo y llegó a la nueva y potente radio Unión que tenía su local en la Av. Abancay. Recuerda que conoció al gerente, un ciudadano español que se hizo famoso y no recuerda su nombre. Se decía que esta radio era del Cardenal Landázuri. Quizá Carlos recuerde al colega Víctor Torres Leyton que fungía igualmente de administrador. Acordó en estar dos meses a prueba sin derecho a sueldo y luego, con gran esfuerzo, pasó a firmar planillas con un pago que superaba tres veces lo que sus padres le enviaban desde Huamachuco. ¿Gran cambio económico, verdad? Quien realiza esta reseña y con gran entusiasmo, por esos años trabajaba en Radio Selecta de Lima y pasó a Victoria Televisión Canal 2, pero todavía no conocía al joven Carlos Flores Ledesma.

Su otra meta fue Radio América. Ya tenía experiencia y la buena pupila de José Delgado, lo hizo debutar al momento. Pasó al Canal 4 y alternó nada menos que con Arturo Pomar en las noticias y ambos tuvieron ocasión de transmitir la llegada del hombre a la Luna. Por si esto fuera poco, un día el operador le dijo tenía llamada de la OEA. Fue para narrar un documental y a la vez para contratarlo como oficial de informaciones. Luego de un tiempo fue trasladado a Washington y llegó a trabajar para la OEA 32 años. Actualmente Carlos Flores Ledesma conduce en Radio Filarmonía su programa "Canto a Canto", una delicia para el oído. Nos hemos visto en los reencuentros de la Gente de América y ha sido un placer reseñarlo en "Locutores en el Perú". Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario