jueves, 17 de junio de 2010

"JUÁN SILVA VILLACORTA". ¡LOCUTOR, GUIONISTA Y BROADCASTER!.

Juan Silva V.
Nacido para ser locutor. Condiciones genéticas formidables para este caballero de una generación anterior a la mía, es decir, a la época de oro de los hombres del micrófono. Voz grave y muy bien modulada, se inició en esos intentos de buscarse un porvenir en nuestra Lima querida, muy joven y casi recién llegado de su Trujillo añorado. Acuérdense que en Trujillo nació Dios y la Virgen María en Chocope, San Pedro nació en Ascope y por esos lares benditos nació Juán Silva Villacorta, quien sería todo un triunfador. Recordaba que encontró la primera oportunidad de hacer locución a través del gerente de Radio Internacional, Don Antonio Vásquez, que lo contrató para hacer un turno por 120 soles mensuales. Al poco tiempo realizó otro turno y llegó a ganar la fabulosa suma de 250 soles oro de aquellos tiempos iniciales de la radio. Era como un sueño lo que vivía y nada menos en lo que más le atraía: la radio. Fue su "primera novia".

Las estrellas del micròfono eran Roberto Cruzalegui y Julio Garazatúa, dos super dotados de la voz y que ganaban entre 300 y 320 soles mensuales. Juan Silva los iba alcanzando y era todavía un joven con muchas aspiraciones a realizar. Desaparece "Internacional" para dar paso a radio "Colonial" que continuó dando cabida a este extraordinario hombre de las comunicaciones. La época de Oscar Torres Bouroncle, Alberto Mecklemburg, Nelson Arrunátegui y tantas otras figuras que, espontáneamente, a finales de 1939 surgieron con brillo propio. La radio era muy exigente. Se comenzaba a las once de la mañana y la hora de despedida estaba asignada a las veintidos horas. En un principio sólo eran tres.

Lo recordamos en una de esas primeras incursiones de las emisoras a los barrios. Nada menos que Juán Silva, micrófono en mano y entregando obsequios al pié de una camioneta en Surquillo. Una verdadera novedad y un lujo para los muchachos como nosotros, aspirantes en ciernes para tan singular profesión. En 1940 anduvo por Radio Goycochea y entre las innovaciones que hizo estuvo la de agregar al conjunto musical de la estación un contrabajista. Vendió publicidad y uno de sus primeros clientes fue la "Textil Boston" donde conoció a José Eduardo Cavero Andrade, el futuro broadcaster de Radio Victoria. Laboró igualmente en esa emisora.

Con el argentino Otero y Alberto Arenas, otra gran voz< de la locución peruana, dieron comienzo al radioperiódico "El Mundo". Su nombre, inspirado en "Radio El Mundo" de Buenos Aires, emisora argentina que llegaba con gran nitidez a través de la Onda Corta. Se dice que fue suspendido de hablar frente al micrófono durante el gobierno de Manuel Odría. Se le escapó un improperio. Según parece, le dejaron el "micro" abierto. Eso hizo que buscara otras funciones como las de libretista. La producción de un programa radial, estaba a cargo de un guionista que se encargaba de redactar sus secuencias. Allí, precisamente, se acomodó en una nueva faceta. Hasta que llegó radio "La Crónica". En el mismo punto del dial de la que fuera Colonial, hizo sentir su nuevo potente transmisor, la radio que revolucionaría todos los estilos ya en la década de 1950.

El gerente general, nada menos que Juan Silva Villacorta. Había contratado a David Odría como animador y que había sido el presentador oficial de "Los Embajadores Criollos" en Radio Victoria. Además, Fidel Ramírez Lazo, Javier Peralta y Lucho Diez Canseco como sus voces principales. Tenía la más grande programación de radioteatros con Queca Herrero, Gloria Travesí, Ofelia Van Galen, Roberto Airaldi y sensacionales novelas de gran arraigo. Los contratos de artistas internacionales tuvieron gran auge y así desfilaron Juan Legido, Carmen Sevilla, Los Caporales, Hernando Avilés y Los Caminantes, es decir toda una constelación de primerísimas figuras. Recuerdo a Orlando La Serie, Leo Marini, Gregorio Barrios y siempre en las conferencias el inigualable Juán Silva Villacorta.

Continuó allí hasta su retiro, una vez concluida la intervención del Gobierno Militar de Velasco. Fue el primer animador al mediodía en la televisión blanco y negro. A través del Canal 13, primera señal asignada a Panamericana TV, debutó en la conducción del "Hit de la Una" y presentando a "Los Rufino". grandes cantantes cubanos; a "Los Charola", cómicos argentinos y un cantor "che", Fernando Borges, de gran jale y simpatía que impuso "La del Vestido Rojo". Lo sucedería Fidel Ramírez Lazo y la verdad que ignoro qué motivó su alejamiento. "JUÁN SILVA VILLACORTA", fue gran locutor, excelente guionista y un verdadero "broadcaster", título sólo asignado a geniales en la dirección radial. Gracias.

miércoles, 16 de junio de 2010

"ALBERTO CUYA RIVERA". ¡FIRME EN LA NARRACIÓN DE NOTICIAS POR RADIO PROGRAMAS DEL PERÚ!

Alberto Cuya R.
No conozco sus antecedentes sino desde que ingresamos a América Televisión Canal 4. Era nuestro primer año de trabajo y ya cumplíamos una honrosa misión sindical en el gremio. Precísamente y a fin de que se le gestionara un apoyo y permiso con respecto a un viaje urgente a su tierra, el Cusco, accedimos y logramos dicho objetivo. Esa fue nuestra primera relación y estuvimos pendientes de que Alberto Cuya Rivera, joven y prometedor locutor de Radio América, solucionara su difícil situación.

Eran épocas en que la administración de esta emisora, estaba a cargo de José Delgado Goyzueta, famoso hombre del micrófono del gran pasado radial. Vivíamos la efervescencia de México 70 y eran principales accionistas Don Antonio Umbert Féllez y Nicanor González Andrade, los forjadores del imperio televisivo. En la radio histórica que fue base de Canal 4, empezó a dar a conocer sus virtudes el ahora eterno señor de las noticias y que pasaría de manera sorprendente a los set de televisión. 

Continúa en RPP.
Aun recordamos los informativos flash de Arturo Pomar, dueño absoluto de la noticia y que adquiriría renombre con el "Noticiero Conchán". Llegarían los cambios al estilo de "24 Horas" y se iniciarían "América Noticias", "Primera Plana", etc. Nuevos narradores, el caso de Cuya Rivera y Luis Flores Ledesma, de las canteras radiales. Destacaba por su seguridad en la lectura, este personaje actual de Radio Programas del Perú. En efecto, en esta radioemisora ancló desde que dejara América.

De perfil bastante bajo, reservado y famoso por su cumplimiento rendidor. No ha sido ni es la estrella que muchos pretenden ser. Se conforma con la humildad de su actuación, muy esforzada porque es notable en grandes jornadas de trabajo. Muchos colegas comentan haberlo oído hasta con afección a la garganta y permanecer al pié del cañón como los buenos. Conociendo su estilo, no es de las voces que recurren a la impostación y mas bien se podría decir es de características naturales.

Alberto Cuya Rivera, alterna con Hugo Villadegut, Elena Guevara, Milagros Valverde, los Almanza, Nella Lazarte y toda la plana mayor de locutores. Es sobreviviente a Humberto Velásquez, Américo Pachas y otros grandes profesionales que hicieron historia en dicha emisora. Allí está. De dia, tarde y madrugada. Cumpliendo abnegádamente su delicada misión de leer las noticias que dan la vuelta al mundo y siguiendo aquel ritmo que no baja su frecuencia. 

Vaya mi felicitación a este gran locutor peruano. Lo evoco al lado de Alfredo Carrión, Luis Benito Ramírez Saavedra y su compadre Willy Roggero, comunes amigos nuestros en Radio América y con quienes esperamos algún día un buen reencuentro. Quien lo recuerda mucho es Jaime Pizarro, el locutor de Huaral, que sigue haciendo radio en su tierra. Ha sido la reseña de "ALBERTO CUYA RIVERA", el maratonista del eter, un gran esposo y mejor papá. Un colega de buena ley al que deseo siempre lo mejor. Gracias.