jueves, 14 de enero de 2010

"ALBERTO MECKLEMBURG". ACTOR, CANTANTE Y LOCUTOR DE PRIMERA. BRILLANTE NARRADOR DE CARRERAS DE AUTOMÓVILES Y COMENTARISTA DEPORTIVO.

Alberto
Mecklemburg
Como podrán notar en mis escritos, la mayoría de personajes del micrófono antes de convertirse en locutores, fueron ases del canto. Alberto Mecklemburg, no fue la excepción. Cuando el hacía oir su voz en "Radio Goycochea" en 1938, ya triunfaban la inolvidable Lucy Smith, revelación infantíl y Jesús Vásquez, Esther Cornejo, Ernesto Lora, las Hnas. Cavero, etc. En "Internacional", la competencia era con Los Hnos. Govea, Costa- Monteverde, Laureano Martínez y otros. Con el tiempo, pasaron del canto al radioteatro, caso de Lucy Smith, Alicia Lizárraga y nuestro personaje Alberto Mecklenburg Flores nació el 8 de Diciembre de 1913. En dicha fecha celebramos actualmente "El Día del Locutor".

En las revistas dedicadas al comentario artístico radial, en 1942, era tratado como cantante, actor y locutor de Radio Mundial de Lima. "Este simpático tenor nacional, triunfa con el vals peruano "Quisiera"de Alcides Carreño y la nueva letra sentimental de Marqués de Lema, el Director del famoso Cancionero de Lima". Toda una estrella del canto y de la locución. Estrenó "Para ti es mi canción" de Laureano Martínez. Solía cantar "Cuando el Indio LLora", música de Carlos Saco y letra de Juan Rodríguez y su gran éxito internacional "Isla de Capri", del repertorio de Alberto Gómez. Precísamente, con esta canción, tuve el privilegio de acompañarle al piano en "Radio Luz", cuando realizábamos una audición de música del recuerdo. Cantó, como en sus mejores tiempos. (Década del 60). Quedamos gratamente impresionados de su estupenda voz.

Galán en los radioteatros, de muy buena estampa y lucíó siempre un bigote bien cuidado. No podría afirmar si el clásico sombrero que luciera en sus fotos de vitrina, era parte de su perfil o simplemente una manera de disimular la falta de cabello, tal como yo lo conocí. En sus últimos años trabajó en "Radio Sport", emisora que administró en especial para hacer deporte. Fue un gran narrador de fútbol, comentarista y publicista de gran éxito. Especializado en el automovilismo. Todo aquel que integró su elenco, se capacitó aún más con toda su experiencia. Muchos de los relatores deportivos de renombre, laboraron y bebieron de su talento y experiencia radial.

Cuando él era el cantante favorito de la radio, ya teníamos la suficiente edad para recordarlo en sus actuaciones. Fui oyente nato y supe apreciar desde niño, a las grandes voces del canto y de la locución. En los años 50, Alberto Mecklemburg era reconocido como locutor y comentarista deportivo. Fue, al lado de Juan Sedó, Gustavo Montoya, Oscar Torres Bouroncle, Eduardo San Román, Oscar Artacho y Humberto Martínez Morosini, integrante de una generación de grandes voces de nuestro mundo radial. Poco a poco se fue alejando del canto y las actuaciones radioteatrales hasta centrarse en el ámbito deportivo como locutor y en especial las carreras de automóviles.

Visité su hogar en Pueblo Libre y recibí las atenciones de Alicia Feijoo, dama de Tumbes, su conquista eterna, a quien conociera él en Radio Colonial cuando ella estudiaba periodismo con la Sra. Palacios. Era un sueño para nosotros disfrutar de su amistad y algunas veces su calor familiar. Por todo lo reseñado y en honor a un artista y locutor peruano como lo fue ALBERTO MECKLEMBURG, que le dió lustre a nuestra querida profesión, ha sido esta una experiencia evocativa muy singular. Un grande, un ídolo del canto, un maestro singular, un artista de la voz. Gran narrador y comentarista deportivo que vivirá por siempre. Gracias.

miércoles, 13 de enero de 2010

ROBERTO VARGAS "Cantor Infantil, Actor y Locutor".

Roberto Vargas
Roberto Vargas, fue otra de las luminarias que formó "La Hora Infantil" de radio "Internacional", ese semillero del que egresaron la inolvidable Lucy Smith, Oscar Avilés, Maruja Venegas, que se inició allí como locutora, Sifuentes y Egoaguirre "Los Chamacos" y más adelante "Los Morochucos", etc. Emisora radial de los años 36 en Lima. Nuestro personaje es especial porque, siendo un niño precoz, cantó con el temperamento del artista que venía con él. Fue una estrella de la radio.

El cambio de voz lo afectó de alguna manera en el canto. Acordémonos de "Joselito", el pequeño ruiseñor de España que, como adulto, no pudo superar los años precoces. Roberto Vargas, de muy buena presencia y con un magnetismo especial, intentó la fama como cantor. Recurría al repertorio de Pedro Vargas, Ortiz Tirado, Leo Marini y otros maravillosos cantantes. Quizá su ingreso al mundo actoral, en especial el radioteatro, lo distrajo en sus intenciones de cantor, donde logró hacerse aplaudir, pero finalmente lo conquistó la locución.

Cantor, actor y locutor
Voz de tesitura baja, abaritonada, y la que mejor le funcionó. Ingresó a este otro campo del micrófono con éxito. Su buena dicción y sus recursos de actor, le valieron para ser considerado en programas de auditorio estelares, como aquel en Radio "Central" y donde competía con Arrunátegui y Ferrando para interpretar chistes que los oyentes enviaban. El joven Vargas, gracias a su "pinta", salía airoso ante la experiencia de ese par increíble: Nelson, un maestro y Augusto, el nato humorista radial. Roberto, buen intérprete, cumplía su cometido y recibía el aplauso.

En los 6 funcionaba solitaria en la F.M. "Radio Stereo Lima 100", la pionera, con música nétamente de tranquilidad, estilo selecto y exquisito. Necesitaba voces adecuadas y Richard Ajello, su propietario, encontró la precisa en Roberto Vargas, que demostró toda su capacidad y se convirtió en su voz emblemática. Muchos años nos deleitó con su buen timbre de voz. Dejaría Radio "Stereo Lima Cien" y retornó a lo que fuera sus inicios: el radioteatro. En "La Crónica", protagonizó "El Mundo en 10 Minutos", quizá su última actuación.

"El Derecho de Nacer". Vargas es el último de pie.
Recuerda César Augusto, mi hermano, que un "Día de la Madre", en mnuestro hogar de Surquillo, luego de disfrutar de un gran momento de bohemia, Roberto volvió a cantar. Le dedicó a la autora de nuestros días "Madrecita", un vals muy famoso. Continuó con sus tangos favoritos e iluminó de felicidad el rostro de Barbarita Meza de Serván. Ella lo había oído cantar como  niño precoz en la radio y en el invierno de su vida lo disfrutaba en persona. ¡Cómo no agradecer tamaño regalo! Lamentablemente la noche lo sedujo y fue víctima de sus sombras.

Laborábamos en radio Central con Humberto Vílchez Vera y "Los Fantasmas se Divierten", y era frecuente el encuentro con este inolvidable artista de la voz. Coincidió que abordáramos el famoso tranvía al Callao, en su paradero frente al Hotel Bolivar y sentimos en carne propia sus tristezas y amarguras. "ROBERTO VARGAS", el niño cantor, el juvenil galán de radioteatro y excelente locutor y narrador radial en su mejor época, cuando actuó narrando "El Derecho de Nacer", queda a través de esta reseña como un personaje real de una historia que pareció fantasía. Dios lo tenga a su lado. Con nosotros siempre está. Gracias.