jueves, 4 de marzo de 2010

"ARMANDO ORTIZ LAMBERT". "Pulcro y Elegante en el Hablar".

En esta foto aparecen Nora Guzmán, Marco An-
tonio Castro, Bertha Palacios, ARMANDO, Ra-
fael González Guía y Zarela Cruzado. Abajo:
José Ugaz. Oscar Ross y Sergio Vergara.
La época de Radio Dusa, Grellaud e Internacional, antecesoras de Radio Nacional del Perú, sirvió para engendrar talentos de la locución peruana. Teníamos a Guillermo Lecca, Roberto Cruzalegui, Alfonso D'Alessio, Juán Malborg Ratto y la prometedora Maruja Venegas Salinas. Luego vendrían con la emisora del Estado, Rosa Hernando, Juán Fernández Stoll y Julio Garazatúa, una de las voces más comentadas por quienes vivieron esa etapa inicial de la Radio.

De la misma generación es Armando Ortiz Lambert. En nuestros inicios, siempre oía mencionarlo y alabar su estilo y cultura. Me encargaría de reconocer estas afirmaciones, cuando, en la década del 50, es contratado por Radio Victoria no como locutor, sino más bien, como Productor y Libretista de una audición llamada "El Juez tiene la palabra". El protagonista, nada menos que Rafael González Guía, connotado actor venezolano y famoso por "Las Mil y una Noches" y "El Monje Loco".

En esa producción, mostró Armando Ortiz Lambert toda su creatividad para tratar los más famosos casos judiciales y promoviendo las espectativas más espectaculares entre el público oyente. En la era de la televisión, Pablo de Madalengoitia intentó algo similar con "Usted es el Juez". Y en los últimos años, en vivo y en directo "El caso Fujimori". Siempre existió vocación para tratar en todos los medios, aquellos sucesos que terminaban como casos judiciales de gran connotación.

Armando Ortiz Lambert, hombre de buena presencia y atildado en el hablar, fue el presentador oficial de toda actividad artística de alto nivel. Corréctamente vestido para cada ceremonia, se lucía en el Municipal o el Segura, presentando a las Compañías de Óperas y Zarzuelas. Comentarista especializado en la Radio y dueño de una cultura sobresaliente. En los inicios de la radiotelefonía, era el Maestro de Ceremonias por excelencia y Conductor de grandes programas de Concurso.

No le reconozco una gran voz pero sí, un estilo diferente e improvisación de primera. Había actuado en el extranjero y en los bajos de la Cabaña, triunfaban Carlos Alfonso Delgado y David Odría. Se limitaría a la producción de libretos y adaptación de novelas para el Radioteatro. Un altercado con el dueño de la estación, José Eduardo Cavero, terminó abruptamente cuando, con testigos al frente, increpó al ex-empleado textil con un adjetivo que resuena aún en mis oídos: ¡Chompero!.

Creo haber cumplido con revivir a este talentoso comunicador. Desde mi modesto punto de vista, un genio en todo lo que sabía hacer. Lo traté muy poco y siempre gocé de su respeto generoso. Se retiró del ambiente de sus triunfos, de manera silenciosa. Cumplió y dejó escuela. Pertenece a esa gloriosa generación de grandes hombres del micrófono y nosotros, estamos cumpliendo con  resaltar a los triunfadores del ayer, como: "ARMANDO ORTIZ LAMBERT". "La Elegancia en el Hablar".

CÉSAR NEGREIROS PASCUA. "LOCUTOR, ACTOR Y MÚSICO". ¡MÚLTIPLE Y POLIFACÉTICO!

"El Galán Sonriente".
Transcurría un espectáculo de Juegos mecánicos en el Campo de Marte allá por 1950 y en medio de ese barullo, presentando a los equilibristas en la cuerda floja, un carismático animador hacía destacar su arte. Era como jugar con la emoción y a su vez, convertirla en una distracción que atraía al espectador de manera total. Se encontraba en su salsa y contagiaba su alegría a grandes y chicos. Muy versátil y con mucha facilidad de palabra para narrar las piruetas. Se trataba de César Negreiros Pascua, reconocido locutor peruano y además, actor y galán de radioteatros. Nació el 2 de Abril de 1918 y nos dejó el 6 de Diciembre de 1981.

Aquel momentoe narramos se nos quedó para siempre y con el correr de los años, ya inmersos en la radio, tuvimos la feliz suerte de conocerlo y actuar a su lado. Era el Animador de "Fin de Semana en el Perú" por Radio Nacional, aquella cita de los sábados con lo mejor de la vitrina artística criolla y demás regiones. La voz de Negreiros era inconfundible y su estilo, la extraversión plena. Precisamente, en horas de la mañana, concurríamos al radioteatro que dirigía Guillermo Lecca. Integrábamos como narrador ese elenco de figuras legendarias y famosas.

En la obra "Médico de Señoras".
Ernesto La Hoz Ayulo, Don José Luis Romero, María Mille, Marianella Ureta, Benjamín Arce, Fernando Farrez, Cuchita Miró, Maruja Segreda, Miguel Gómez Checa y otros. Llegábamos temprano, para aprovechar nuestras prácticas de piano y fue así como conocí a César Negreiros Pascua. El era locutor estable de Nacional y cuando percibía nuestra presencia, ambos, amantes de la música, nos confundíamos en su solitario auditorio y en los pianos que mostraban su arte Lucho de la Cuba y Filomeno Ormeño, dábamos rienda suelta a todo el vendabal de melodías que se nos ocurría tocar. En un festejo de Aniversario de la emisora, el dúo "Negreiros-Serván" puso la nota musical interpretando los valses "Idolatría" y "Rosa Elvira". Se transmitió a todo el Perú.

Este polifacético locutor y actor, era en la vida real un bromista empedernido. El niño no creció y se quedó jugando para siempre en todos los años de su vida. Carácter extrovertido. Algo asi como que la actuación la llevaba pegada en su ser. Muy inquieto, sorprendía al auditorio con muchas extravagancias. Por ejemplo, aparecerse jineteando el "contrabajo" con las consiguientes hilaridades del público y ocasionando cierta incomodidad en el artista actuante. Así fue y así lo recuerdo. Bromista genial con ideas espontáneas. Creo que fuimos almas gemelas y quedó demostrada esta teoría con todo lo que viví a su lado en nuestra estancia en aquella feliz época en Radio Nacional del Perú.

Galán de Marianela Ureta.
Lo comentaré risueñamente. "Dejó muchos Negreiros en este mundo". Hijos que no lo olvidan y entre ellos, una que heredó su talento pero en otra faceta: la del canto. Me refiero a Rosita Negreiros, una gran voz que entona como los risueñores y encanta como las hadas. Tuve ocasión de acompañarla en varias oportunidades en sus actuaciones del Club Arequipa. Con nuestro acordeón electrónico y baterista de turno, evocábamos en silencio a su padre. Ella viajaba con su canto y se elevaba a las nubes del éxito y el aplauso. Se repetía ese contacto musical de antaño, nada menos que con su hija. Esperamos que Rosita, entre tantas actuaciones que ha cumplido, nos recuerde en esta faceta similar a la de su querido padre.

En Radio Nacional del Perú, hay una placa recordatoria que perenniza la memoria de "CÉSAR NEGREIROS PASCUA", locutor, actor y músico, a quien brindamos nuestro homenaje. Fue notable pareja en los radioteatros de actrices como Queca Herrero, Marianella Ureta y demostrando su calidad de actor y galán. Muchas comedias se representaron contando con su actuación estelar. Todo un señor de la escena y que, bajo esa extraordinaria apariencia, escondía al niño juguetón, al escolar bromista que tuve el inmenso placer de descubrir y conocer por nuestras coincidencias artísticas. Una historia increíble. Gracias.