sábado, 20 de febrero de 2010

"EL HOMBRE DEL ACORDEÓN". Parte 2.

Carlos Serván y Teclas
Ingresamos con pié derecho al mundo de los "chivos". No conozco su significado pero, era la manera como se conocía a las fiestas, en nuestro ambiente de musicos. Manuel Revilla, mi primer baterista, con nobleza que reconozco muy digna, optó por retirarse al no sentirse apto para el campo profesional. Lo lamenté mucho y así, cuando cumplía mi turno de locutor en Canal 4, gracias al colega Antonio Esparza, que me recomendó a un joven  con ganas de integrarse a mi conjunto, conocí a "Papi"..

Oscar Cornejo Purilla, muchacho de los Barrios Altos, se haría, luego de las pruebas respectivas, dueño del puesto. Me secundó con su ritmo y son, en la mayor parte de mi carrera musical. En el blog de Gregorio Huaroto de Internet y comentando el programa de televisión "Cincomanía", se hace alusión al "Hombre del Acordeón" y su baterista "Papi", en una presentación que hicéramos a modo de promocionarnos. Nuestra relación de amistad continúa inquebrantable y ahora, ya es abuelo.

Fernando Bolarte, Carlos Serván y Lucho Vivar.
Debo agradecer el aporte de otros bateristas que tocaron para mi. Alfonso Juárez, muchacho de Pueblo Libre, muy serio y disciplinado. A Raúl Sáenz, veterano percusionista  que participaba en "Trampolín a la Fama" y un gran amigo al que tengo prendido en mis recuerdos. Jorge "Coqui" Neciosup, chiquillo de mata musical generacional y muy bueno. "Carita" Estrada", connotado baterista peruano. José Aponte, radicado en Estados Unidos y, el "Dolton" Fernando Bolarte, que le dio lustre al conjunto.

En la guitarra, tendré que recordar siempre a Roberto Uceda, amigo al que admiraba con "Los Guajiros", notable trío romántico de los años 50 y que se iniciara con "Los Penecas", época infantil. A Carlos Monteodoro "Pitota", dueño de un tremendo swing tropical y vecino mío en la Unidad Vecinal Nro. 3. Al entusiasta Manuel La Rosa, hoy dedicado al canto y, a todos los buenos guitarristas ocasionales, a los que tuve que recurrir cuando eran abundantes "los chivos".

Con su Piano Acordeón.
Un elemento fundamental en la agrupación fue "Lucho" Vivar. Cantor especialista en "todo". La cumbia, la salsa, el vals, la polca y la marinera. Sin dudas, el Animador de la fiesta. Le entraba hasta el rock y su fuerte era "La Plaga".  Debo reconocer que los boleros estaban a cargo de Roberto Uceda. Finalmente, un recuerdo para nuestra movilidad: Juanito Barja y su "auto fantástico"; Don Juán Malpica y su Couster y Don Enrique Robles, que muriera baleado por el terrorismo. Todos, mis vecinos.

Una mención especial al Ing. Rubén Copara, amigo que se prestaba con su camioneta particular, a salvar los imprevistos y a Renzo Rubín, hoy todo un profesional "Speedy". "EL HOMBRE DEL ACORDEÓN",  fue mi pasado.  Hoy somos, "CARLOS SERVÁN Y SUS TECLAS". Me transporta otro vecino: Don Carlos Durand. Ellos y mis músicos, están en mi corazón e, igualmente, mis dilectos clientes a los que saludo y agradezco haberme concedido el honor de animar sus reuniones. ¡VIVA LA MÚSICA!

viernes, 19 de febrero de 2010

CARLOS SERVÁN "EL HOMBRE DEL ACORDEÓN". ¡QUERER ES PODER!.

"Carlos Serván".
Hice realidad una aspiración de mi infancia: ser músico. Terminados mis estudios secundarios, ya preveía lo que sería mi futuro. En el Colegio Nacional "Ricardo Palma", tuvimos la oportunidad de practicar la locución, al lado de Luis Orbegozo, alumno de mayor grado y que dirigía el Informativo a la hora del recreo. Lucho, llegó a ser locutor de Radio Miraflores y nosotros nos iniciaríamos en el 54 en Radio "Victoria". Debo al profesor Salustio Maldonado Robles, su orientación y apoyo.

Mi otra vocación, la música, quedó postergada. El profesor Oscar Velásquez, que nos fascinaba interpretando las polonesas de Chopin al piano, me exigía tener instrumento y lógicamente, por razones obvias, era imposible. Sin embargo, el profesor de canto Pietro Bruno, que me había probado para el coro, tuvo el acierto de obsequiarme un manual de ejercicios para los dedos y que consistía en indenpendizarlos a base de prácticas sin el instrumento. ¡Cuánto le debo a este maestro!.

Gaby Rossi, Carlos Serván y "Rafaelillo" al piano.
Me había convertido en un maniático. No tenía las manos quietas y aprovechaba cualquier circunstancia para ejercitar mis dedos. Al ingresar a la radio, aproveché de pianistas como Raúl Huambachano, Reynaldo Cruz y otros, observándolos en acción y que me enseñaran algunas posiciones. Aprendí de "oido" y no pasó mucho tiempo para interpretar los valses y boleros de moda. Hasta que apareció "Gaby Rossi",  que me presentó al maestro Nino Sorrentino y empecé a estudiar música.

Me dije: "QUERER ES PODER". Adquirí un acordeón y me enfrenté al pentagrama. No desaproveché el tiempo y devoraba los ejercicios con mi ansiedad y voluntad a plenitud. Tenía 22 años de edad y el reto era difícil. Mi profesor me alentaba y se asombraba de mis rápidos progresos. En Surquillo conocí al "Cholo Berrocal" y me uní a sus presentaciones con mi acordeón. No desaprovechaba nada y sin imaginármelo, enseñando a niños lo elemental, culminé esta misión. 

Carlos Serván y su Transicord.
Serían mis amigos de colegio, los Hnos. Manuel y Jorge Revilla Villafuerte, los que me invitaron a integrar su grupo musical. Ambos eran percusionistas y llegaron los contratos. El público nos aceptaba y bailaba con nuestro repertorio de moda. En 1970, Domingo Rullo me convenció a ser profesional. Me proporcionó un "Transicord" (acordeón electrónico) y el amplificador y así, siempre con mis amigos, formé "Los Galenos". Como guitarrista me acompañaría Roberto Uceda, ex-integrante de "Los Guajiros".

Aceptábamos todos los eventos sociales y llegamos a importantes instituciones como "El Circolo Sportivo Italiano", los "Country Clubs", el "Club Esmeralda", etc. Cuando fungía de locutor en "CINCOMANÍA" por Panamericana T.V.,  Humberto Martínez Morosini, mi gran amigo y colega me bautizó como "El Hombre del Acordeón". Hoy he dejado el fuelle por los "teclados". Sigo en la brega y me siento orgulloso de haber cumplido mis sueños, superando los años a base de esfuerzo y dedicación. (Continuará).

jueves, 18 de febrero de 2010

"EDUARDO NAVARRO". EL ÚLTIMO "REPORTER ESSO" EN RADIO AMERICA. GRAN VOZ Y DICCIÓN: IMPUSO SU ESTILO DE GRAN NARRADOR DE NOTICIAS.

"El Reporter 
Esso" 
Eduardo Navarro C.
Importante narrador de noticias y muy apreciado en los años 50 del siglo anterior. Verdadera voz microfónica, dominio absoluto de la pronunciación y fácilmente identificable por su estilo especial y tono particular. Radio América "La Voz del Nuevo Mundo", transmitía esta secuencia informativa en sus horarios estelares. Cada 60 minutos, la voz de Eduardo Navarro, irrumpía con las noticias nacionales y del mundo como "El Reporter Esso". Anteriores fueron Raúl Calle, Juán Ramírez Lazo pero, ninguno, como él. Lo reemplazaban Pepe Godard, Gustavo Indacochea, durante sus vacaciones.

Nuestra experiencia como locutor, nos permite descubrir cuales eran los secretos de nuestro personaje y amigo. Sabía la distancia exacta de emitir su voz frente al micrófono. No necesitaba exagerar su potencia. De manera pausada, pronunciando adecuádamente las palabras y alargando aquellas esdrújulas para que se entendieran bién, hacía exitosa su labor. Se inició en Radio Colonial y hasta transmitió automovilismo en el equipo deportivo de Juán Sedó. Siempre recuerda aquella carrera internacional ganada por Domingo Marimón y en la que se accidentó Manuel Fangio, muriendo su copiloto.

En el control de Radio América con el disco que
servía de presentación del "Reporter Esso".
Me enteraría en los 70, cuando hacíamos la locución comercial de Pablo de Madalengoitia, que este gran locutor, había creado "Publicidad Navarro" y mantenía su propia Agencia. Fue allí que lo conocí y supe de su sencillez. Alto de estatura, expresión de buena persona, respetuoso y amable. Muchos le veían un parecido notable al famoso actor francés "Fernandel". Se ha alejado de su profesión más querida, la locución, y está dedicado a su negocio de Inmobiliarias. No pierde su contacto con la buena música y guarda recuerdos de Domingo Rullo, Rodolfo Coltrinari, Patricio Barrios y otros grandes acordeonistas.

Esta reseña sufre una modificación el 22 de Noviembre de 2010 y debido a su llamada telefónica que nos ha conmovido profundamente. Lo dábamos por desaparecido y nos cuenta que leyó "Locutores en el Perú" y los otros enlaces y no dudó en llamarnos. Gracias Eduardo. Debo agregar que sus nombres y apellidos completos son Idelfonso Eduardo Navarro Carrión. Nacido en los Barrios Altos y promoción de Víctor Manuel Barriga, Miguel Gómez Checa, Carlos Alberto Sosa. Alternó con Alberto Mecklemburg, Fernando Farres, Nelson Arrunátegui y toda esa maravillosa lista de grandes locutores peruanos.

Con el comentarista de
Cine César A. Huertas.
No había llegado todavía la era televisiva. Las estrellas, eran los artistas y locutores. Ser famoso en la radio se consideraba un honor. Ganó muchos premios y trofeos. Lo cierto es que ya existían Arturo Pomar, Juán Ramírez Lazo y otras grandes figuras pero, ninguna, como "EDUARDO NAVARRO", el último y gran "Reporter Esso" en la historia radial del Perú. Se hizo cotizar como merecía y luego del juicio que entablara a la Agencia Publicitaria de la Esso, continuó un año más contratado por Radio América hasta que, en buenos acuerdos, se retiró e ingresó al mundo de los "jingles" como "Publicidad Navarro".

Se ha comprometido a acompañarnos a celebrar el Día del Locutor, el 8 de Dicienbre, en nuestra tradicional reunión de los "Serván Meza". Son 15 años entre viejos colegas que sentimos renacer años pasados y en un ambiente casi hogareño, lejos de discusiones institucionales. Volverán Roberto Salinas, Juán Felipe Montoya, José Ugaz, Víctor Manuel Barriga, Jaime Pizarro, Hamilton Zevallos, César Serván y compañeros de nuestro Colegio Nacional "Ricardo Palma" de Surquillo. Ha sido la reseña de EDUARDO NAVARRO, el último "Reporter Esso" que, con su voz, hizo de la noticia un deleite en años que no volverán. Gracias.

miércoles, 17 de febrero de 2010

"OSMÁN HERNÁNDEZ BERENGUEL"- "LOCUTOR MOQUEGUANO".

Una buena trayectoria luce Osmán. De carácter apasible. poco comunicativo en su entorno y muy social, especialmente los fines de semana. Tuve el gusto de conocerlo, por los años 60. La emisora que nos vinculó fué la vieja Radio "Excelsior", aquella dirigida por su dueño Don Augusto Belmont Barr y que funcionaba en la calle "Amargura" de Lima. Cumpliamos con este colega y Enrique Llamosas, la narración de noticias en "Radio Sucesos Excelsior".

Se inició en Arequipa y su huella quedó en las emisoras "Landa" y "Continental". Emigraría a Lima, encontrando oportunidades en diversas emisoras gracias a su buena voz y dicción. Su especialidad, la lectura de noticias y, aprobado con nota mayor en los avisos publicitarios. Muy buenos ingresos económicos llenaron sus arcas, gracias a Pablo Zúñiga Cabrera y Rodolfo Piccetti, dos agentes de publicidad que explotaron sus magníficas cualidades.

En 1970, un 3 de Marzo, encontré a Osmán Hernández como locutor estable de América T.V. Canal 4. Fué oportunidad de conocer a su ya desaparecida esposa y sus queridos hijos, visitantes siempre presentes en nuestras actividades sociales y, muy especialmente, los días de pago. Muy hogareño, compartía el tiempo que le quedaba, con su querida  familia. Sus tareas de locutor y obligaciones de Secretario General de su Sindicato, los disipaba muy a menudo a través del reencuentro matrimonial.

Durante el gobierno de Velasco Alvarado, época de "Telecentro",  tuvo el privilegio de narrar "24 Horas" en Panamericana T.V., con Amanda Barral, Pepe Ságar y el periodista Humberto Rodríguez. Volvería al Canal 4 y continuaría con su extrañado turno de locución. Leyó noticias en Radio "Red" y siguió con su profesión de comunicador, en otras actividades culturales. Durante el Mundial de Fútbol "Mexico 70", fue locutor comercial off, desde la cabina de América T.V. Canal 4.

Recuerdo un caso anecdótico de Osmán. La "peña criolla" del club Arequipa, se convirtió en cita obligada de muchos personajes del ambiente. Nuestro agrupación musical, se encargaba de acompañar a los artistas y nos tocó secundar a una cancionista que pedía al público, no bailar durante su actuación. En una mesa y muy distraído de la advertencia, se hallaba nuestro personaje. Vino la música y al empezar el canto, Osmán y su linda pareja, invadieron el escenario con gran sorpresa de todos. Huelgan los comentarios.

He sabido que continúa en actividad. Gerencia una empresa productora de programas radiales y eso nos da mucho gusto. Se le ha visto en mi Surquillo querido, engalanando con su presencia, importantes negocios culinarios y lujosos bares del distrito. Ansiamos un reencuentro. Lo importante es haber escrito estas líneas por su trayectoria de gran locutor. Una voz que se lució en la radiotelefonía y muy especialmente en América T:V: Canal 4. Ha sido la reseña de "OSMÁN HERNÁNDEZ BERENGUEL" de Moquegua.