sábado, 17 de agosto de 2013

RAMÓN AMANSO VALENCIA. COLEGA LIGADO A NUESTROS INICIOS EN LA RADIO. SIGUE COMUNICANDO EN SURQUILLO.

Debemos retroceder toda nuestra vida profesional de locutor para ir al encuentro de Ramón. Década e inicios de 1950. Habíamos demostrado nuestras ganas de actuar en el radioteatro y en el elenco de Elías Roca en Radio "El Sol", cuando esta emisora se ubicaba en el Edificio Federicci de Contumazá en pleno centro de Lima. Cuando llegaron "Los Panchos" y otras grandes estrellas del espectáculo y alternábamos con Carlos Ego Aguirre, Jorge Montoro, Benjamín Ureta, Nilda Muñoz, Humberto Sarmiento y Manuel Obregón, entre otros. Culpable de todo esto, mi hermano Ángel. También nos "dateó" del concurso de "Nuevas Voces de la Locución" y nada menos que en Radio Victoria.

En esa etapa de aspiraciones a ser locutor de una gran emisora, conocimos a Ramón Amanso Valencia, joven como nosotros y con las mismas ideas. Entre otros estaban Francisco Sánchez Pauli y Jorge Manrique, que destacarían luego en el teatro, y con toda esa emoción que el concurso originaba. El resultado nos favoreció y ya en la radio, Amanso seguía en otra faceta, la de actor en los radioteatros de Victoria. Muchacho sencillo y apasionado. Nos deseó lo mejor y eso no lo hemos olvidado jamás. Dejamos de vernos y en otro reencuentro nos dijo que se dedicaba a las animaciones en los grandes reataurantes que ofrecían números criollos. Era el presentador y lucía bien al "smoking".

Como todos los que estamos en el mundo de la locución, se integró en turnos de diversas emisoras. Destacó en Radio El Sol y tenía notable audiencia con su programa romántico de boleros. Época de Emilio García Lara y su "Canción del Mediodía", gran y recordado hombre del micrófono con una voz fuera del común denominador y que llegó a gerenciar dicha emisora. Nos regaló dos horas diarias en las tardes para nuestro programa "Voces" de la Asociación de Locutores del Perú. Ramón Amanso era locutor estable y según OLDIES, comentarista en estos blogs, tuvo alternancias nada menos que con Diana García, la gran voz femenina del micrófono y que se inició allí.

Ramón, como nosotros, tuvo escuela en vivo y en directo. El ser narradores o presentadores de los distintos programas, nos daba oportunidad de alternar con actores que, indirectamente en cada ensayo de radioteatro, nos llenaban de conocimientos de impostación de la voz y mucha cultura. Este gran amigo nuestro fue gran alumno y si no logró la fama que merecía, le queda la satisfacción de haber cumplido bajo los cánones de la buena locución. Han transcurrido veloces los años y luego de más de 60 calendarios, sigue en actividad. Con el mismo entusiasmo y frente al micrófono. Ya no es la caseta de una emisora y sintiendo la audiencia de millones de oyentes, pero él continúa feliz.

Hace ya buenos años y visitando nuestro querido Surquillo, alguien nos llamó por nuestro nombre. Sin mayores esfuerzos y pese a que ambos tenemos un trajín envidiable, pude reconocerlo. El mismo Ramón de siempre. Cariñoso, efusivo y lleno de emoción. Llevaba sus libretos y audífonos que, sin ninguna duda lo vinculaban a algún medio de comunicación. En efecto. Se encargaba del perifoneo que se estila en los centros comerciales, en este caso el Mercado Nro. 2 de aquel distrito. Nos invitó a una entrevista, pero nos hallábamos apresurados por gestiones ineludibles y se la prometimos para otra ocasión. Nos dio un placer volver a verlo. Siempre entusiasta y ameno.

Una gran mayoría de locutores profesionales hizo sus pinitos en un centro de abastos. Hugo Almanza Durán, compositor y locutor de Radio Programas del Perú lo hizo en la cadena de Radio Lima cuando la dirigía Don Oscar Dianderas, otrora gran broadcaster peruano. Jaime Pizarro Arquíñigo que nos acompañaba en las promociones de Canal 4, lo hizo en el mercado de su Huaral querido. Ramón Amanso Valencia, no es la excepción y cumple dicha labor con gran clase y con honorarios muy aceptables del Concejo Distrital. Para oírlo, tendrá que viajar a Surquillo y poner oído a la música mientras hace sus compras. Nosotros le enviamos un fuerte abrazo. Gracias.

viernes, 16 de agosto de 2013

EFERVESCENCIAS DEL SÁBADO 10 CON MOTIVO DEL ALMUERZO ANIVERSARIO POR LOS 35 AÑOS DE LA ASOCIACIÓN DE LOCUTORES DEL PERÚ.

Rosa Lozano, Carlos Serván, Fernando Farrés y
Raúl Vargas Bouquesne. Presidentes ALP.
Hace exactamente seis días nos reunimos un grupo de compañeros del micrófono en el Centro Español del Perú para celebrar los 35 años de la Asociación de Locutores del Perú. Debemos agradecer la gentil invitación que nos hiciera Rosa Lozano Portocarrero, actual Presidenta y que nos dio ocasión a un reencuentro de mucha significación personal. Vernos, después de muchos años de lejanía, con el más grande narrador deportivo peruano de todos los tiempos en la radio y en la televisión: Humberto Martínez Morosini. Sucedió antes de la celebración y nos estrechamos en un abrazo emocionado y salpicado de anécdotas que invadieron el hermoso ambiente que nos rodeaba.

Tribunal de Honor: Nilo Vargas, Fernando Farrés
Hamilton Zevallos y Julio Héctor Manrique.
Llegamos acompañados de Hamilton Zevallos Trujillo, amigo de toda la vida y coincidentemente vecino nuestro. Es miembro del Tribunal de Honor ALP y se integró a los demás distinguidos componentes como lo son Fernando Farrés, Nilo Vargas Espinoza y Julio Héctor Manrique Aragón. Hallamos presentes por supuesto a Rosita Lozano y bien acompañada de su hijo, camarógrafo de lujo, y que captó esos iniciales momentos y que serán testimonio de nuestra historia institucional. Vimos a Eduardo Urbina Moya, quizá el socio de mayor entusiasmo que hemos percibido en esta etapa de la ALP y gestor y apoyo económico para la obtención del Premio Guinnes a Maruja Venegas Salinas.

Brindis y choque de copas entre Rosa Lozano y
Humberto Martínez Morosini. Festeja Eduardo
Urbina Moya con su entusiasmo de siempre.
Llegaría luego Fernando Farrés y siempre cargado de su chispa actoral, pero aclarando que él es más locutor que actor. Por si no lo saben su verdadera identificación es Julio Fernando Santa Cruz Cavero y que optó por el sobrenombre como identificación artística. Todo un personaje de la radio y de la televisión, en la que todavía tiene actuaciones. Nadie olvida como sacaba del quicio a Alex Valle con eso de "la Santa Paciencia". Su genial representación del "Burócrata" en "Risas y Salsa". Acaparó la atención de los jóvenes allí presentes y tuvo frases elogiosas para con nosotros cuando se refirió a esta modesta labor de difusión gráfica en Facebook, donde siempre recordamos a los colegas.

Farrés observa su "causa rellena" y yo saludo a
Humberto. Atrás, Salvador "Speedy" Gonzales.
Un gran gusto ver a José Jiménez, Juán Cristobal Suárez Moncada, Salvador "Speedy Gonzales, Guillermo Briones Noriega, Roberto Saravia, Katherine Schaeffer, Gregorio Azabache, Guillermo Rosemberg y otros socios que allí estuvieron poniendo la nota de alegría. Nos sorprendió la presencia del autor del precioso boletín "Lo que todo locutor debe saber", colega Juán Carlos Calero Coronación y digno del aplauso de los allí reunidos por su excepcional trabajo en una de nuestras filiales. Hay artículos aleccionadores, consejos del buen decir y un derroche de entusiasmo y apoyo a la Asociación de Locutores del Perú. Disculpas por omitir nombres de otros distinguidos concurrentes al almuerzo.

La torta que simboliza los 35 años de la ALP.
Hubo para el brindis buen vino y por supuesto las tortas de aniversario. Se le dio el honor de apagar las velitas a Humberto Martínez Morosini y para que: ¡Todavía sopla! Muchas fotos en un ambiente coloquial y extrañando a la gran mayoría de colegas que dieron pie al nuevo movimiento dirigencial de Rosa Lozano. Por enésima vez hago la convocatoria para que la UNIÓN sea nuestra meta. Da la sensación de un imposible y es hora de recapacitar y acudir a las urnas para elegir a quienes tengan en sus manos el destino de la ALP. Presentar sus listas y cumplir con nuestros estatutos. Esperamos por última vez la famosa amnistía y que sea el secreto para volver a nuevos rumbos tan necesarios.

Rosa Lozano y sus palabras ante la atenta mirada
nuestra, de Hamilton Zevallos  y Nilo Vargas.
No se trata de salir del paso. Convocamos a nuestra Presidenta a continuar el el cargo y percibimos se halla cansada y sin el tiempo que significa gastar para cumplir a cabalidad. Está descartada su participación y es hora de volver al redil. Lamentamos la no presencia del Past Presidente Raúl Vargas Bouquesne, de duelo por la sensible pérdida de un familiar. Reitero mi aprobación a la gran gestión de Rosa Lozano como sus Congresos y Seminarios, Premio Guinnes y Micrófono de Oro en su primera gestión y todo lo que hay que llevar a cabo. Es necesaria la presencia de todos los socios. Hay un grupo que permanece fiel y que no posee la fuerza que la ALP necesita en su camino trazado. Nuestros aplausos y reconocimiento para esa hermandad que no se doblega y permanece fiel a su Directiva. Gracias.

Posan para el recuerdo en el Centro Español del Perú, Héctor
Manrique, Rosita Lozano, Fernando Farrés, Guillermo
Rosemberg y José Jiménez. Hasta la próxima celebración.