martes, 19 de octubre de 2010

LUIS ALBERTO ESPINOZA BAZÁN. LOCUTOR Y FAMOSO COMO "OLDIES".

Luis A. Espinoza B.
"Oldies".
Me atrevo a comentar a "Oldies" o simplemente "El señor de los Recuerdos", porque es un colega locutor que se ha identificado con nosotros y nos ha hecho el honor de convertirse en seguidor de este blog y el similar de "Artistas en el Perú". Luis Alberto Espinoza Bazán, el discjockey que enfoca con mucha propiedad la historia de famosos y va siempre al rescate de aquellos a los que el tiempo ha hecho olvidar. Tiene coincidencias con mis reseñas y le abro las puertas de mis blogs con el mayor agrado.

Con el Moruno Manuel Ortíz.
Cada reseña nuestra, gana con sus comentarios. Hablamos de Jorge Peláez Rioja, ese profesional boliviano a quien conocí y compartí en su estudio de grabaciones muchos años dedicados a la radio. Nos sucedía lo que a muchos. Puedes estar al lado de una futura figura histórica y no lo percibes. Jorge nos llevaba muchos años de ventaja y en el edificio Fenix de la Colmena, donde también funcionaba Radio Selecta, mi lugar de labores en aquellos tiempos, él grababa sus programas y yo le acompañaba y aprendía.

Al lado de Roy Morris.
Luis Alberto, relata lo que percibió a través de la radio y tiene memoria para las crónicas periodísticas que alimentaron sus ansias de aprender y vivir esta fantástica profesión. Por eso es que en sus comentarios, sabe más que nosotros y nos supera en extensión. Debo aclarar que, por razones de abarcar más personajes, el límite máximo que les concedemos, no excede los seis párrafos. Ahora, con gran satisfacción dejo a OLDIES que se extienda en lo que pueda aportar y no deben dejar de leerlo.

Con Martínes Morosini, Rosa
Lozano y Fernando Farrés.
Esto que describo es lo real y positivo de Luis Alberto Espinoza Bazán. Un entusiasmo contagiante que nos obliga a superarnos. Con ese mismo amor a sus escritos, nosotros hemos transcurrido más de 50 años en el medio que nos predestinó Dios. Nacimos, como diría mi madre, locutor y músico. Desde niños oíamos la radio y aprendíamos con avidez. Las melodías y todo lo bello de la música, se quedaban en nuestra memoria y nos han servido para destacar en un medio de mucha competencia.

Aquí con Genaro Ganoza y el
moruno Manuel Ortiz.
Es un caso diferente y poco habitual en los locutores y artistas, el de ponderar virtudes y negar las noticias que ensombrecen sus vidas. En esto coincidimos plenamente. Esperaré fotos y demás complementos para cerrar esta página y darme el gusto de escribir sobre un colega que ama nuestra historia con pasión. Al concluir este párrafo, ya hemos leído el comentario que nos hace Luis Alberto. Haremos algo interesante. Le pido que nos de relatos periódicos y así sabremos de propia voz su trayectoria.

Posa conmigo, Briones, Raúl
Vargas y Rosita Lozano ALP
Muy interesante lo que manifiesta y que clarifica su afición. Escuchó radio desde los 6 años de edad. Ingresó a temprana edad a conocer el mundo de los discos y tuvo que retirarse por mucho tiempo. Ha retornado como el Ave Fenix, pienso que no es cierto porque todo lo que manifiesta está con vida gracias a su memoria formidable. No hay restos de ceniza y les pido que analicen sus comentarios porque a través de ellos, lo conocerán con más amplitud. Gracias Luis Alberto Espinoza Bazán. Estás en casa. Cierro esta galería de fotos con el recuerdo de la reunión con motivo de la Asamblea ALP y en la que juramentaste en la Directiva de Rosa Lozano Portocarrero, nuestra querida nueva Presidenta. Gracias.


lunes, 18 de octubre de 2010

"ROSA LOZANO" en la COMISIÓN REORGANIZADORA DE LA ASOCIACIÓN DE LOCUTORES DEL PERÚ.

Debo dar a conocer mi gratitud y aliento a quienes integran la Comisión Reorganizadora de la ALP. Ayer Domingo 17 de Octubre de 2010, fui invitado en mi calidad de último Presidente de esta querida entidad, a complementar gestiones que hagan posible el nuevo despegue. Hablando en términos de aeronáutica, la nave tiene una tripulación muy segura y con ruta muy bien estudiada. Difícil que se salga de la pista y con una azafata de oro. Me refiero a Rosita Lozano, querida locutora, muy empeñada en cumplir la misión. En la cabina y como conductor, Mario Jiménez Paz ha puesto en acción el "piloto automático". 


Carlos, Rosita y Mario a ¡full chamba!

Desde la ciudad de Carabayllo, donde vivo, acudí tempranito a la cita concertada y llegué a Bolivia pero, antes de tiempo. Aproveché en visitar Uruguay, España, Washington y sorteando a todos los vendedores de "nintendos" y accesorios para computadoras. A las 11 y 35 am. retorné al lugar de la cita y justo para ver a Mario y ese otro integrante, casi anónimo, de la nueva tripulación llamado "Beto". ¡Cláro! Era Alberto Icaza que superando el despliegue de uno de sus discos lumbares, llegaba con su cámara escondida para guardar lo que habría de suceder más tarde.


Raudos y con el entusiasmo de siempre, llegamos a Surco y nos recibió con Alma, Corazón y Vida esta dama que nos ha metido, con todas sus espinas, su vocación de servicio: ¡Rosa Lozano! Un fondo musical de Bach, nos hizo retroceder muchos siglos y luego un "tuno" elegante, el hijo mayor de Rosita, nos llevó al Reyno de Castilla, hasta que volvimos a la realidad y nos apresuramos a la tarea. "Beto", nos dio voluntariamente una copia de la Asamblea en la que se eligió al Comité Electoral y unos Boleros que ya tuve el gusto de observar y oír.


Beto, Carlos, Rosita y Mario.

Siempre en este clima de amistad y buen humor, cumplimos en revisar todo lo sucedido en aquella Asamblea. Llegó la pausa y una hermosa mesa con sus 5 tapetes individuales y fotografía a pleno color de un suculento platillo, hizo que esta imaginación volviera a correr. Tratamos de extraer los cubiertos para empezar el ataque y nos fue infructuoso. No podía ser una broma. Rosita, tan natural en su hogar, nos volvió a la realidad con su obra culinaria de buen arte: un "pionono de atún" que hasta ahora seguimos saboreando. El complemento quedó chico ante este buen agasajo.


Continuaríamos en la brega y corroboro mi concepto de Rosa Lozano. Es el fino motor a pilas que mueve a la nave. Se nos fue la tarde y en su centro de cómputo particular, viendo vídeos, revisando documentos y poniéndonos en acción a todos, cumplimos la extensa tarea. La expongo en esta reseña así, graciosamente, orgulloso de ser testigo de este verdadero movimiento de reactivación.  Quede para la futura nueva Junta Directiva de la ALP, mi testimonio aquí publicado. Los cinco años de mi presidencia en la ALP, los dedico a esta dama de Chiclayo, Rosa Lozano, con especial admiración. Gracias.