viernes, 9 de enero de 2015

GERMÁN VILLALOBOS LINO. VERSÁTIL Y A PRUEBA DE TODO. IMITADOR , LOCUTOR COMERCIAL DEPORTIVO Y CONTINÚA EN "OVACIÓN".

Germán Villalobos Lino
Seguimos con nuestras reseñas y nos encontramos con el recuerdo de un colega que conocimos allá por finales de la década de 1950. Todavía laborábamos en Radio Victoria, emisora en la que debutamos en el mundo profesional. Ya estaba en Radio Periódico "El Mundo" Juan Ramírez Lazo. Nos sorprendió que en una oportunidad, estando ausente Juan por razones que no recuerdo, un joven locutor con muchas aspiraciones se hizo presente a la hora del informativo con la anuencia de José Eduardo Cavero Andrade y tomó su lugar. ¡Fue increíble! Estaba leyendo la Página Central, es decir, el editorial de la radio y nadie notaba la diferencia. ¿Es que se trataba de un imitador? Había logrado copiar el estilo del gran narrador, pero lo hacía muy bien. Tenía todas las facultades para sentirse locutor.

Frente al micrófono parecían iguales. Ya en el mundo interno de los colegas que charlamos y nos confesamos inquietudes y demás cosas, notamos que Germán Villalobos utilizaba su modo propio de conversar y que en nada se parecía a Ramírez Lazo. Tratemos de explicarlo. Juan fue en la vida real el mismo que conociéramos a través del micrófono. Misma voz, modo de pronunciar y con el nasal sonido, para muchos antipático, pero que lo identificó en el aire. Recuerdo que Germán salía de su modo natural cuando tenía que leer un comercial o noticia. Se había acostumbrado a realizar su locución siguiendo el estilo del recordado y famoso Juan Ramírez Lazo. Quizá no tuviera un efecto que lo favoreciera, pero le sirvió para abrirse camino en la locución.

Antes de ingresar a este querido mundo nuestro, había laborado en SIMA, en el área de costos y presupuestos. Estuvo 5 años haciendo locución en una radio de Chiclayo y esto le valió como gran experiencia para tratar de conquistar la capital. Cuenta en un reportaje las aventuras que tupo que afrontar o experiencias basadas en sus nobles aspiraciones. La del criollo arequipeño Manuel Traverso que le hizo leer la publicidad contenida en una etiqueta de un famoso pisco y al aprobarlo lo comprometió a "ponerse" otra para conseguirle la "·chamba". Lo cuenta con buen humor y revela que nada consiguió. Tuvo que pasar por muchas experiencias, de las mas diversas. La lucha iba a ser constante y este siempre risueño colega tenía frente a si un gran reto. Lograr lo que siempre quiso: ser locutor.

Esa peculiaridad de haberse identificado con el estilo de Ramírez Lazo, le valió sin embargo el ubicarse en otra faceta que jamás la imaginó: la imitación. Había que llevar dinero al hogar, pero era también una buena forma de ganarse la vida honradamente en la radio. Gracias al recientemente fallecido Juan Felipe Montoya, a quien había conocido en Radio Victoria, se conectó con otro famosos de la radio: Augusto Ferrando. La gran ocasión de divertir a sus oyentes con la perfecta imitación de Juan Ramírez Lazo. Germán Villalobos encontró la oportunidad de hallar la fama y se hizo conocido, pese a las tomaduras de pelo del inefable Ferrando. Tenía que interpretar los libretos del propio Augusto o también los de Polo Campos. Convenció y se quedó en la "Peña Ferrando".

Hasta que le llegó otra magnífica oportunidad de sobresalir con su locución. Ya lo era en otro campo de acción y como voz comercial en el sintonizado programa de Pocho Rospigliossi "Ovación". Se lo debe, así lo confiesa, a Antonio Llerena Marotti que compartía con él la locución de los comerciales del programa. También lo considera una gran suerte, porque viajó a Europa, Asia, África y muchos países sudamericanos. Porque en este mundo de la radio puede suceder cualquier cosa. Sin pretender recordar mal a Ferrando, cuenta que en una oportunidad de un gran lleno con su "Peña" y desde luego con grandes dividendos de ganancia, ante la solicitud de los artistas de un sobre pago, tuvo que decir lo que el animador le propuso. "Di que nos han multado con 10 mil soles". Se ganó 100 soles. En la foto de la izquierda posa con Héctor Chumpitaz, Luis Yzuski Tataje y el gran "Pocho" Alfonso Rospigliossi. Tiene a sus espaldas nada menos que a la famosa Torre Eiffel en Francia, algo de lo que muy pocos locutores se pueden preciar de lograr en su vida profesional.

Nacido en 1930, confiesa que nació para la radio. Que es aquí, en las buenas y en las malas, donde siempre se ha sentido feliz. Goza de una familia e hija que lo quieren y, por supuesto, del cariño de los nietos que nos hacen ver el mundo de diferente color. Hemos tratado de condensar en esta reseña, siempre con el afecto a todos mis colegas de la locución, la historia de Germán Villalobos, locutor de cuna y que ha sabido demostrar que nació para ello. A la derecha otra foto del recuerdo con "Koko" Cárdenas, "Pocho" Rospigliossi, Valdéz y Lucho Yzuski. Agradezco a su hija Anita Villalobos por habernos ilustrado con reportajes a su padre y que han ayudado a realizar este modesto homenaje al colega y amigo que es GERMÁN VILLALOBOS LINO, un hombre bueno, noble y querido por todos. Felices de seguir reseñando a los locutores de todo el Perú. Gracias.

2 comentarios:

  1. Estimado amigo, escribe un vecino Chileno, siempre leo sus articulos y con sorpresa lei sobre Carlos Montalban hermano de Ricardo que hacìa la serie Isla de la Fantasìa en TV. y recuerdo los programas de Carlos con Ojo de aguila y Capitan Silver. En los años 80 tuve en mis manos el disco de Carlos y no lo pude comprar hoy lo he buscado y no lo he podido encontrar. Si Ud., tiene algo de el y me lo pudiera enviar le dejo mi correo Lcarecord@gmail.com

    También le dejo mi blog que esta vigente del 2007.
    Un abrazo y gracias por lo que hace

    http://lcaradioycine.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Luis de Chile:

      Recién leo su comentario en 2017. "Pedro y el Lobo" es una joya musical y de la narración. No he logrado ubicar ese disco. De pronto alguien lo ha publicado en Internet. Gracias y suerte.

      Eliminar