domingo, 20 de noviembre de 2011

"EL SEÑOR LOCUTOR" ARTÍCULO PUBLICADO POR "EL OBSERVADOR" EL 31 DE ENERO DE 1984.

Fidel Ramírez Lazo
Consigno esta nota periodística como un aporte a los colegas de mi profesión y muy especialmente a la Asociación de Locutores del Perú que preside Rosita Lozano. El 8 de Diciembre es nuestro día, "Día del Locutor Peruano" y que se gestó gracias al Dr. Julio García Porras, congresista de la República que tomó el pedido de Fidel Ramírez Lazo, quien, a nombre de locutores de su generación, lo presentó al Congreso y se dio la Ley que hoy nos permite celebrar una fecha de tanta trascendencia. Anoto que se aprovechó del "feriado" para festejar el logro. No tiene ningún motivo con la Fiesta del Calendario. Con el correr de los años se han creado mitos con referencia a la fecha. En nuestra modesta gestión ALP e inmersos en la misma, realizamos estas observaciones. Un abrazo muy sincero a todos por "El Día del Locutor". Gracias.


"El señor Locutor".

Elena Guevara RPP.
Una radioemisora sin locutor -sin buen locutor se entiende-, es como una fuente sin agua; carece de plenitud, vida, conciencia  de su rol social, y respetabilidad ante sus oyentes. Tener buenos locutores, hombres y mujeres, es la gran necesidad del importante medio de comunicación sonora. Y es que los verdaderos locutores -dicho sea sin retórica- son la razón de ser de una emisora radial, pues ellos otorgan calidad humana, presencia e imagen a sus transmisiones. Además, identifican y distinguen a su emisora de otras similares en el espacio etéreo. 

Iván Márquez
Radio Felicidad
En condiciones ideales, emisora y locutor son solidarios entre sí, se exigen mutuamente y tratan de de ser cada vez mejores al servicio de su público, único fin de su abnegada labor. A un locutor responsable no le basta tener "voz microfónica". Tampoco se conforma con dominar la infraestructura del medio; cuida siempre lo más importante de su tarea: que cada palabra que pronuncie y se difunda sea el resultado de una esmerada elaboración previa, consciente de que con su voz miles de personas al mismo tiempo, ubicadas en lugares distintos y distantes -¡qué enorme compromiso!-, están siendo afectadas; y que esta afección, por tanto, debe ser favorable a su formación, teniendo presente la realidad en que vive a fin de cambiarla para mejorar, al influjo de la comunicación. 

Zenaida Solís
Locutora y Periodista
Para el verdadero locutor no es suficiente la sola experiencia sino el estudio permanente; es el cuidadoso de la frase exacta; el que busca la profundidad de los contenidos del mensaje en vez de la ampulosidad y la grita irresponsable. Es él quien armoniza lo que dice con la manera cómo lo dice, sin distorsionar sus mensajes por intereses ajenos a los radioyentes. Estamos hablando del señor Locutor. Del que conversa con su público y no vocifera; del que humaniza y no masifica; que persuade éticamente y no ordena ni impone creyéndose poderoso y autosuficiente. 

Pepe Barreto
Triunfador en USA
Nos referimos al locutor (o a la locutora) que se aplica y esfuerza por dar siempre sentido y veracidad a lo que interpreta, y no del charlatán que habla y habla sin saber de qué, por qué ni a quién, y ni le interesa tampoco saberlo. No hablamos del "radioloro" que esconde su falta de calidad con la criollada, sino del comunicador profesional que utiliza el micrófono radial o de televisión, como representación vívida de miles y miles de oídos humanos, a veces dormidos, en los que sabe hacer docencia y hablar de cosas trascendentes. Porque queremos relevar la importancia del auténtico locutor y de su compromiso con la sociedad, no escatimamos hoy adjetivos para referirnos a él. 

Luisa Ravina (Canal 2)
Frecuencia Latina TV.
Sereno, serio o sonriente profesional con criterio, que es capaz de comunicar sin afectación ni altisonancia, sólo con las suaves inflexiones de su cultivada voz, eufónica, definida, fiel, segura y plena de brillantez; y que, al mismo tiempo, sabe guardar el oportuno silencio. Hablamos en fin del artista que no improvisa sus palabras lanzándolas literalmente "al aire", confiado en su sola experiencia, a veces cargada de vicios que nadie supo o quiso corregirlos s su debido tiempo. Del que omite conceptos bien pensados y escritos, como si los estuviera improvisando. He ahí su arte, pero también su responsabilidad ante la sociedad. Mientras los seres humanos sigan siendo oyentes, siempre habrá necesidad de buenos locutores, de comunicadores profesionales que sepan hacer de su voz un preciado instrumento de acercamiento humano. 

(El Observador. 31 de Enero de 1984).


2 comentarios:

  1. Interesante y didáctica exposición de la labor y condiciones que debe mantener un profesional de la locución , para entregar a su audiencia no solo entretenimiento , si no lo más importante educación y valores .. El locutor es el espejo que refleja la cultura de un pueblo ..Oportunidad para en estos días previos a la celebración , saludar a todos los colegas del Perú .. !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario colega y amigo Fernando Barrenechea Neglia.

      Eliminar