miércoles, 21 de diciembre de 2011

"EN ESTA CERCANA NAVIDAD, ECOS DE NUESTRA CELEBRACIÓN POR "EL DÍA DEL LOCUTOR".

¡Feliz Navidad!

Por primera vez en "Locutores en el Perú", nuestro sentimiento de Fe en esta fecha tradicional de los católicos. De quienes nacimos en un hogar cristiano y supimos de la veneración que se le rinde al Niño Jesús. Con ese gran espíritu crecimos y hemos tratado de cumplir, con la mejor buena voluntad, año a año. Una experiencia grata de sentirnos niños otra vez, porque es la marca que nos queda desde nuestra pasada época de juguetes, pero no tan comercial ni bullanguera como la que vivimos actualmente.

Hace poco, el 8 de Diciembre, "Día del Locutor", en nuestra hogareña celebración de la fiesta, tuvimos la visita de un viejo y querido colega que conociéramos en Radio Luz. Se trata de Manuel Acosta Calderón y que vino acompañado de su hijo Fernando. Para mi se trataba de un familiar. Es que la vida nos unió en circunstancias especiales de alegría y dolor. Por aquellos años, él sufrió la pérdida de su querida hija Anita y ese hecho nos conmovió para siempre, quedó fijo como un clavo de aquel Calvario de Jesús.

Beto Cadenas anima y
canta. Nos alegró el día.
Entre aquel ambiente de festejo y en el que suelo entretener a mis amigos con mis teclados, ritual de siempre, me sentí impotente de hacerlo. Es que Manuel con su presencia grata y su "Nano" crecido, deseaban evocar canciones y entre ellas, composiciones muy inspiradas de él. Era retroceder en el tiempo y reencontrarnos con el dolor. Porque le compuso un vals a Anita y siempre dio motivo a las lágrimas. Beto Cadenas, colega animador de esta fiesta, reclamaba instalara el equipo y en especial los teclados.

¿Cómo hacerlo? Hice el intento y mientras probaba el equipo, estuve invadido de nostalgias. Decidí poner fin a la angustia e inventé un desperfecto. ¡No podía tocar! Todo transcurrió con los "karaokes". Lo que estoy relatando no fue percibido por nadie. Fueron momentos de alegría y deseándonos a la vez una feliz Navidad. Ayer, recibí la llamada de Manuel Acosta Calderón, la tercera después de nuestro día y en la que volvía a agradecerme el haberlo invitado. ¡Cómo no sentirme feliz! Fue una reunión de amigos.

José Jiménez nos devolvió el
apreciado trofeo con Juán
Cristobal Suárez. ¡Gracias!
Y estuvieron Roberto Salinas y el negro "Coché, César, mi hermano, Jaime Pizarro que llegó expresamente de Huaral, Willy Roggero, amigo de toda la vida y Alejandro Novella, que llamó por teléfono y fue invitado por mi hermano. La animación corrió a cargo del siempre contagiante de su alegría, Betto Cadenas. También Gonzalo Chávez, publicista y vecino. Lamentamos la ausencia de Hamilton Zevallos, comprometido con la ALP y que llegaría de noche con nuestro "Micrófono de Oro". ¡Linda celebración!

Debo confesar que cuando empecé a escribir esta nota, tenía otras ideas. pero, a modo de aclarar ciertas malas interpretaciones de mi conducta y buscando la comprensión, deseo que la Paz de la Navidad, cubra a todos mis queridos colegas del micrófono. Hace años que rehuyo de toda reunión que pueda atentar contra mi salud y esto lo sabe muy bien mi familia. Lo importante es que estamos ya a puertas del 25 y les deseo de todo corazón ¡FELIZ NAVIDAD! Un fuerte abrazo en la Noche Buena. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada