viernes, 18 de abril de 2014

SEMANA SANTA EN EL MUNDO CATOLICO. REFLEXION DE "LOCUTORES EN EL PERU".

Cada año el mundo católico recuerda con tristeza el Calvario de Cristo en la Cruz. Su inmolación por sus semejantes. En su condición de hombre y sin recurrir al poder divino, fue crucificado al lado de dos ladrones, uno bueno y otro malo, que se extrañaban del por qué de su condena. Nada había cometido como para terminar como ellos. No existía justificación alguna que les indicara lo que veían. Aceptaban mas bien, por sus culpas, el ajusticiamiento.

Viéndolo así, como simples observadores de esta historia que nos compromete, estuvo presente la injusticia del hombre. ¿Cómo reaccionaríamos ahora ante un semejante que afirme es el Hijo de Dios? Que no sea la repetición de la historia bíblica. Que nació en un hogar rico o pobre y que sólo sus padres, fervorosos cristianos, sabían el tremendo secreto. Pensamos que ni el sacerdote confesor aceptaría esta revelación. Imagínense a la televisión escandalosa dando la noticia.

En nuestros años de vida y a través de nuestra carrera en el mundo de la radio y la televisión, la celebración del Jueves y Viernes Santo tuvo variadas connotaciones. Llegamos a la radio y en estas fechas sólo se emitía música sacra. Todo era silencio. Sobraban las palabras. Se hacían presentes sólo a partir del mediodía con el esperado Sermón de las Tres Horas y siempre a cargo de un sacerdote católico que explicaba el significado de lo último que dijo Cristo en la cruz.

Demás está decir que hoy esto no es así. Nuestra programación radial y televisiva se ha llenado de noticias entreveradas y entre los que quienes las comentan, sólo existe un cumplimiento de la tarea. No hay fervor alguno y así nuestro pueblo, en especial los niños, "aprenden" que se trata de algo más que se agrega a las informaciones cotidianas. Pasará la Semana Santa y no quedará vestigio de lo que verdaderamente significa como mensaje de nuestra religión.

Como creyentes y deseosos de que algún día cambiemos, casi imposible, invoco a los colegas profesionales del micrófono, cumplan con su verdadera misión: EDUCAR. Hoy tenemos gente egresadas de las universidades que enseñan ciencias de la comunicación. Llegan titulados y logran posesionarse frente a la pantalla como dueños de sus verdades. Personajes que logran popularidad en base a escándalos y casi endiosados por la audiencia que obtienen.

Publicidad e invitaciones a pasar una semana divertida y relajante a precios de oferta. Para nada se recuerda que es un día de duelo, porque se han perdido casi en su totalidad los valores que antes poseíamos. Mientras se proyecten películas modernas que ensangrientan la Pasión de Cristo y esta es tomada sólo como una de las tantas otras que nada tienen que ver con el feriado, la Fe quedará relegada y cada vez más fuera del mensaje cristiano de nuestra religión. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario