martes, 30 de marzo de 2010

ENRIQUE LEDGARD JIMÉNEZ. "HAGA NEGOCIO CON KIKO". TRIUNFADOR EN EL PERÚ Y ESPAÑA.

Kiko Ledgard
En un principio. Kiko era sólo el hermano menor del famoso nadador Walther Ledgard "El Brujo". Empezó a destacar por propios méritos y espíritu explorador, nada menos que en el box. En aquellos tiempos y en la Plaza de Acho, lo vi coronarse campeón en su categoría en un campeonato nacional de esta exigente disciplina. Era el "pituco" que ingresaba a un deporte de negros, todos buenos, y que llamaba la atención por su coraje y buena técnica. Culminó y salió como un verdadero boxeador y mostrándose seguro de si mismo. También estuvo en la natación pero tenía sobre él la sombra del olímpico, del imbatible campeón de las piscinas nacionales y participante en las Olimpiadas de Berlín. ¿Qué no hizo Kiko para llamar la atención? Trataremos de dilucidarlo en esta reseña. Son parte de nuestras experiencias y tienen un significado especial para nosotros. Cuando ingresamos como locutor reemplazante a su programa, nos dio la bienvenida y nos mostró gran confianza. Desde allí tuve la oportunidad de ser empleado de la Compañía Peruana de Radiodifusión S. A. Cambió nuestra vida.

Con su famoso carrito
Cuando nos tocó ingresar al mundo de la radio, conocíamos de otras famas del inolvidable Kiko. Ya tenía historias extravagantes que lo hacían destacar en el mundo social. Sus excentricidades eran notables y casi nadie se salvaba de ellas. Por ejemplo, no ingresaba a las oficinas por las puertas reglamentarias. Se las ingeniaba y era muy hábil para hacerlo por las ventanas y ¡ojo!, nada menos que desde el techo del edificio del local, muchas veces superando los 6 pisos de altura. ¡Era un loco este Kiko! Otra forma de causar admiración, aquella en la que se lucía en ese pequeño carro y que fue otra de sus extravagancias. Los relojes en ambas muñecas y muchas veces más de dos en cada brazo. Igualmente sus calcetines de un distinto color para cada pie. Un primer contacto con él sucedió en una oficina que tenía por el Olivar de San Isidro.

"Kiko" y José Carlos
Llegó la televisión y sorprendió a todos con sus concursos, muy dinámicos y llenos de ingenio. Tuvo muchos nombres pero el que lo inmortalizó fue "Haga Negocio con Kiko". Triunfó en Panamericana Televisión y era sintonía total. Al igual que Pablo, fue criticado por no reunir las condiciones clásicas de los animadores de tradición, aquellos de la radio y cuya exigencia principal era la voz. Bastó un par de programas para demostrar su simpatía y sin otros mayores argumentos, convenció y triunfó con gran calidad. Lo recuerdo ingresar al set, deslizándose por una varilla desde lo alto del auditorio. Algo así como la de los bomberos. Tenía un ingenio asombroso para inventar situaciones. Como se dice criollamente, "vivía el partido". Nunca descubrí cómo se inclinaba sobre su eje a tal grado, sin perder el equilibrio. Me bautizó como "La Voz", muy gentil tratándose de que así se le conocía nada menos que a Franck Sinatra, el famoso actor y cantante del cine mundial. 

Roberto Cruzado y Pepe Delgado
Fue en 1970 que me integré a su programa en América Televisión. Un encuentro fortuito con Antonio Llerena Marotti, su locutor oficial de entonces y querido colega que tenía un compromiso para asistir el Mundial de Fútbol "México 70", me ligó para siempre con Kiko Ledgard. Desde allí, fui su locutor comercial en exclusividad. Repito. Gracias a Luis Angel Pinasco, el querido "Rulito" de "Victoria Televisión" Canal 2 de Cavero, nos recomendó para una plaza vacante en América y así fue nuestra casa durante 25 años. Llegamos a un buen acuerdo con Roberto Cruzado, en esos tiempos el gerente administrativo y al que le debo también su aval para adquirir nuestro acordeón electrónico y amplificador, armas que me sirvieron desde 1970 para amenizar musicalmente todo tipo de actividades sociales como "El Hombre del Acordeón".

El día fatal de su accidente.
Su productor era nada menos que Alberto Sánchez Aizcorbe y tenía como asesor a Alberto Polar. Coordinador en el set el popular Miguelito "el chato" Mejía que nos trataba de "campeón" y Director de T.V. Arturo Mac Kay, lamentablemente fallecido. Los concursos de Kiko Ledgard eran temporales. Vivía exitósamente en España donde fue un triunfador y resultaba tan pequeño el set de Canal 4, que muchos programas fueron televisados desde el Coliseo del colegio Champagnat en Miraflores, con lleno total en sus tribunas. Sus maromas de equilibrista llamaban la atención y fue debido a una de ellas que sufrió un grave accidente, cayendo desde lo alto del balcón del Real Country Club de San Isidro. Parte de la baranda se movió y le hizo caer. Sobrevivió, pero afectado de la memoria. La foto de la izquierda da testimonio de lo que reseñamos. Esta noticia dio la vuelta al mundo.

En el set con Ada Vigo y en 
pleno ensayo de comerciales.
Tuve compañeras excelentes en los comerciales. Diana García de Palacios, Amanda Barral y Ada Vigo, locutoras y muy buenas amigas a quienes evoco con mucho aprecio. Hemos recordado al genial  Kiko de los relojes en ambas muñecas, de los calcetines de distinto color y del extravagante autito con hélice que lo hizo muy notable. Sus concursos no han sido superados y su modo de conducir tampoco. Triunfó a todo dar en Panamericana T.V. y América T.V. y en España. Hubo muchos intentos de sustituirlo y terminaron en evidentes fracasos. ENRIQUE "KIKO" LEDGARD JIMÉNEZ, fue un triunfador dentro y fuera del Perú.  Llegó a actuar en el cine local e internacional y hoy debe seguir haciendo equilibrios en los escenarios infinitos. Gracias.
                                         
                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada