domingo, 22 de mayo de 2011

ALEJANDRO YUPANQUI QUISPE. ÉMULO DE IVÁN SILVA ACUÑA, LA VOZ DE LA OEA.

Alejandro
Yupanqui
Épocas netas de la radio. La televisión no tenía posibilidades de salir y las voces de los locutores peruanos eran realmente "grandes voces". En el mundo internacional triunfaban Carlos Montalbán, el maestro mexicano e Iván Silva Acuña, excelente locutor chileno que destacaba en "La Voz de la OEA", un informativo que se irradiaba por las principales emisoras limeñas. Indudablemente un estilo muy especial y fue el presentador de la premiación a Jesús Vásquez, Abanto Morales, Oscar Avilés y "Zambo" Cavero, hace ya buenos años.

En nuestras radioemisoras, surgían cientos de "montalbanes", de los exitosos y de los otros. Fue una voz digna de copiarse o, por lo menos, servir de guía como escuela espontánea. Igualmente, Iván Silva Acuña, tuvo muchos émulos y entre ellos Alejandro Yupanqui Quispe, allá por la década de 1960, trabajador de Radio Luz y aficionado a la locución. También llegó a ser operador y teniendo todas las facilidades para grabarse, intentaba con gran tesón convertirse en el Silva Acuña peruano. Y, lo logró.

Se convirtió en Disc Jockey  y en ciertos momentos que la emisora no tenía locutor, fue probándose con el estilo de Acuña y, leyendo noticias o presentando discos, simultáneamente con su labor de operador, dio la sorpresa y consiguió ejercer un turno como tal. El padre Gonzalo Alcocer, Director de la emisora, lo felicitó y la cosa no quedó allí. Empezó a vender publicidad y hasta logró un espacio deportivo con todo lo referente al Mundial de México 70. Una audacia tremenda en una emisora sin precedentes al respecto.

Radio Luz, luego de dilatada puesta en el aire, dejó de funcionar. La partida del padre Alcocer a España fue el detonante que originó su desaparición del dial. Este sacerdote fue el eje principal de la emisora. Alejandro, siempre anhelante de seguir en la carrera, buscó nuevas opciones y se le llegó a escuchar nada menos que en el Canal del Estado, o sea el 7. Pasaría después a Radio Nacional del Perú y, siempre buscando sendas seguras, terminó siendo asesor de un congresista de la República.

Aún recuerdo que nos visitó a la Asociación de Locutores del Perú y se comprometió a conseguir un regalo de su congresista con motivo del Día del Locutor. Lo hizo y festejó con nosotros la fecha. Es bueno evocar aquellos tiempos de radio Luz en la quinta cuadra de la Av. Tacna, sétimo piso. Unos estudios de primera y una programación acorde con las reglas de la ética y las buenas costumbres. Desde allí conozco a este grato locutor, a quien volví a ver hace poco en la ALP, con motivo del cambio de directiva.

El tiempo corto de aquella asamblea, no nos permitió indagar de sus quehaceres actuales. Si pude apreciar que continúa tan igual de amigo y compañero. Un muchacho del Cusco que emergió de sus raíces y se convirtió en brillante profesional. Lo saludo y le dedico esta reseña con toda mi emoción de haberlo tratado en sus inicios y compartido muchas horas de amistad. ALEJANDRO YUPANQUI QUISPE, un ejemplo de perseverancia y férrea voluntad para lograr sus objetivos. Un abrazo amigo. Gracias.

2 comentarios:

  1. Magnifica reseña para Alejandro Yupanqui, solo quiero hacer una pequeña rectificaciòn. El gran locutor IVAN SILVA ACUÑA es CHILENO, se iniciò profesionalmente en 1945, siguiendo la linea de su hermano mayor Sergio excelente locutor Internacional que laborò en Radio Nederland de Holanda, Radio Nacional de España, La Voz del Alemania, etc, etc. Nuestros locutores aprendieron mucho de estos grandes maestros a travès de la señal de onda corta, y sin lugar a dudas, fueron muy buenos alumnos.
    Conversaba con Yupanqui hace unas semanas, y me dijo que tambièn laborò en Radio Reloj, y que tuvo un programa romàntico llamado "El Festival del Bolero", tìtulo que despues fue utilizado por Santiago Salcedo, para seguir difundiendo este gènero musical.

    ResponderEliminar
  2. OLDIES:
    Gracias por el dato sobre la nacionalidad de Acuña. Nos confundimos. Cosas de la edad y el tiempo. Haremos la corrección y vale el aclare. Un abrazo.

    ResponderEliminar