lunes, 5 de diciembre de 2011

CARTA DE ROBERTO SALINAS A YOLVI TRAVERSO. UN HOMENAJE A SU PADRE MANUEL TRAVERSO MÁLAGA EN "EL DÍA DEL LOCUTOR".

Manuel Traverso
Málaga
 Amigos: Estando cerca la celebración del "Día del Locutor", reproduzco la carta que Roberto Salinas Benavides, amigo y gran periodista deportivo le dirigiera a Yolvi Traverso, hijo del gran "Palomo Arequpeño" Manuel Traverso Málaga. Le reseña cómo Manuel, el locutor comercial, lo salvó de un trance que le puede suceder a cualquiera cuando la experiencia es escasa. Gracias Roberto. Disfrútenla.


.
 Hola, Yolvi.


Qué tales noches que pasamos con Manuel en Iquitos. De retorno a Lima tomé contacto con Humberto Martínez Morosini, con quien en 1965 empecé en radio Agricultura, hasta que en enero de 1969 me invitó a ser su comentarista en la televisión. Ya estaba en "Última Hora", tenía más cancha, y de a pocos me fui adentrando en ese maravilloso mundo que es la televisión. Con tu papá me seguía viendo en el estadio Nacional, pues era el principal de un programa radial deportivo de radio Callao, donde relataba Raúl Huamán de los Heros y comentaba Lucho Muro. Eran fuera de serie. Y también lo gozaba en el Callao, por mi hinchaje al Sport Boys y mi amistad con Valeriano, Barbadillo, el blanco Jorge Lama y otros amigos, como mi compadre Lorenzo Herrera Chávez. 

Yolvi Traverso
Se trataba de un campeonato nacional de básquet femenino, para seleccionar al equipo peruano que más adelante jugaría un Campeonato Mundial en la explanada interna del  estadio Nacional. Esas palabras de Manuel fueron salvadoras. porque él me puso el micro cerca a la boca para que respondiese. Y así me fue sacando información, brindándome confianza para hablar. Entonces ya estaba en Segundo Año de Derecho en San Marcos y me fue fácil seguir la entrevista. En la noche, con otros colegas, me dijo que tenia voz microfónica y me hizo debutar al día siguiente en planta baja, dando informaciones y entrevistando a jugadoras que conocía y me conocían. 

César A. Huertas, NN, Billy
Billiers, Edo. Navarro "El
Reporter Esso", Manuel y
César Chávarri Neyra, 
No sé si te conté, pero en 1964 nos encontramos con tu papá en Iquitos, administraba radio Loreto, de la cadena de América TV. Yo escribía para el diario Expreso, recientemente fundado (20. X. 1961) y luego de una entrevista en la radio, en la que el entrevistador me entregó el micrófono y no sabía qué hacer. Manuel saltó de la platea, me arrebató el micro de las manos y me salvó: Bueno amigos, parece que el viaje y el calor han afectado a Roberto Salinas, así que mejor le hacemos una entrevista dialogada. ¿Qué tal el viaje, como están las chicas de Lima, como ves el torneo? 

David Odría, Manuel, Jorge
Peláez Rioja, Roberto Cruza-
legui y Fidel Ramírez Lazo.
En 1973 pasé a América TV para un programa Kipu, a pedido del actual canciller, Rafael Roncagliolo, con quien nos conocíamos de Expreso. Ahí me junté con Pinasco, empecé a comentar en el noticiario Hoy y los sábados teníamos un programa al mediodía "Exclusivas Deportivas", de muy grato recuerdo. Allí me encontré con José Carlos Servan, que hacía locución comercial en off, pero cultivamos buena amistad. A él le hiciste llegar un correo, que él me reeenvió y así supe tu dirección electrónica. Le pedí permiso para escrbirte y me dijo que no había problema. Ha sido muy nuena decisión, pues demuestra que Dios existe.

Roberto Salinas y José
Carlos Serván en el úl-
timo Seminario de Locu-
ción de la ALP.
También escribo para un diario virtual "cronica viva peru" en columnas interdiarias. Es un vacilón. Y también me dediqué a escrirbir libros para lo que formé una empresa Salinas Editores. Hace 6 años la presión me subió a 20, mi esposa me llevó a Emergencia del Hospital de Angamos, en Miraflores, donde me atienden como jubilado y desde entonces estoy en tratamiento, que cumplo con rigurosidad. Adiós a la jarana, al trago  y seguir al pie de la letra, lo que me dice mi médico, que para variar resultó mi hincha, porque me veía en la TV. Disculpa, el rollo, apreciado Yolvi y ya sabes que me tienes a tu servicio. Me escribes y punto. Fuerte abrazo, mejórate y no dejes de escribirme. Manuelito debe estra mirándonos de arriba. 


Tú ya tenías un programa salsero, en Libertad, creo, cuando falleció Manuel y yo escribí una columna sentida, narrando los hechos que dan inicio a esta comunicación. Tuviste la fineza de hacerme llegar una breve nota de agradecimiento y nunca más supimos el uno del otro. Hasta que me llegó el correo de Carlos Serván y no me aguanté las ganas de escribirte. Espero, realmente, que logres recuperarte totalmente y puedas volver al mundillo de la radio. Yo sigo en el periodismo escrito, que es mi vocación, y martes y viernes me publican una columna en la página deportiva de El Peruano, que la formé y dirigí en 1999, pero por breve tiempo, pues ya no estaba para correr la cancha. 

Roberto Salinas Benavides.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada