sábado, 14 de enero de 2012

"WENDY MENÉNDEZ". LA LOCUCIÓN HECHA CARCAJADAS. NO CONVERSA. RÍE A MANDÍBULA BATIENTE.

Wendy Menéndez
Tenemos que aceptar que en el medio radial, se han dado y se dan casos extraordinarios. En la televisión también. Hoy ya no es novedad hablar con agudeza en directo. Decir lo que se te viene en gana y muchas veces, como Cattone, mandar tu lisura sin ningún respeto. La radio en la medianoche, se convirtió cierta vez en el refugio de jóvenes con ansias de destacar y que se creyeron dueños de la libertad para decir sandeces y faltarle el respeto a la sociedad. Felizmente eso no prosperó, porque todavía no se ha llegado a la pobreza moral en nuestros hogares.

Hubo un personaje femenino que ocupaba horas nocturnas y que disimulaba todas las malas intenciones de algunos oyentes, tan sólo con reírse. Nos llamó la atención. Era realmente algo poco oído en la radio y que escandalizaba las orejas con una carcajada estruendosa y natural. No era fingida. Recuerdo que en la radio de antaño hubo un actor llamado Rafael González Guía, venezolano y primera figura del teatro, gran artista que dominaba el piano y que captó la sintonía radial con "El Monje Loco". Luego de decir unas frases que daban miedo, aterrorizaba aún más a los oyentes con una terrible carcajada.

Locuaz y plena de risa frente
al micrófono radial.
En efecto, la característica de la dama que hoy ocupa este blog dedicado a los locutores del Perú, es nada menos que mi amiga Wendy Menéndez y creo que todos sabemos de quien se trata. Interviene muchas veces en la televisión y ya es un personaje notable. No tengo idea de como fue su ingreso a la radio. Sólo se que es la dama que ríe y cuando entrevista a alguien o es entrevistada, no puede contenerse y ante preguntas que puedan ser capciosas o no, ríe estridentemente. Y tiene su simpatía y una chispa propia. Alguien ha afirmado que nació para la noche y sus sonámbulos, que son muchos.

Hoy me animé a escribir sobre Wendy Menéndez porque el 15 de Enero cumple años. Y la he saludado en Facebook y logrado sus fotografías, con la esperanza de encontrarla en alguna de ellas, seria. Negativo. No hay fotos de Wendy donde no  nos muestre su bien cuidada dentadura. Dicen que cuando nació, no dio el alarido clásico de los bebés. Esa criatura reía a más no poder y el cuerpo médico tuvo que ser internado en otro nosocomio para curarse de la neurosis a la que fue sometido. Esto no se ha dicho jamás y es una primicia que lanzamos a favor de esta extraordinaria locutora y actriz.

Toda ella dramática
para gesticular.
Nació en 1957 y está clavadita en los 55 eneros. Guarda matrimonio feliz con Ernesto Gustavson Fernández y al que felicito y admiro por haberse casado con Wendy Menéndez. Debe ser un matrimonio perfecto en el que los pleitos se solucionan con carcajadas. Me imagino que él también reirá. De pronto saca los pies del plato y mi amiga Wendy lo regaña, le da su conversado y finalmente lo castiga a carcajadas. ¡Qué bonito! Yo por el mismo motivo, he tenido que ir a buscar a mamá y para nada, ni por casualidad oí una carcajada. Creo que Wendy Menéndez nos va a corresponder por esta reseña, con otra y mucho más sonora.

Lo cierto es que estamos frente a una atractiva mujer que se hizo dueña del micrófono y jamás ha sabido de quejas de quienes ha entrevistado. Su sintonía es siempre cautiva por su temperamento y tiene "fans" que la siguen y la oyen donde ella vaya. Ojalá haya podido describirla tal como es. Tiene mucha simpatía y allí está el detalle. La he tenido en mis reuniones de la Asociación de Locutores del Perú y la he visto disfrutar de la hermandad que existe entre nuestros colegas hacia ella. Con un ¡Feliz Cumpleaños Wendy!, despedimos esta reseña  y esperamos haya más carcajadas para rato. "WENDY MENÉNDEZ", una locutora única, cosa seria y diferente. Gracias.

2 comentarios: