martes, 3 de noviembre de 2009

HUGO GUERRERO MARTHINEITZ. "EL PERUANO PARLANCHÍN" QUE TRIUNFÓ EN LA ARGENTINA.

Hugo Guerrero
Un verdadero triunfador del micrófono es Hugo Guerrero Marthineitz. Lo recuerdo en Radio Central, "la emisora más popular", empezando 1950 y destacando por su locuasidad y audacia. Buena voz y estilo. Don natural de improvisación y cuentan que muchas veces llegaba a la extravagancia en una época de libretos, donde era impropio salirse de ellos. Nació el 11 de Agosto de 1924 en Lima e hijo de padres no peruanos. Su mamá descendía de padre francés y madre africana. Una encantadora recitadora de poesías. Su juventud y creatividad le ganaban y muchas veces era reprendido y hasta sancionado. Así fue el comienzo del futuro gran comunicador peruano de todos los tiempos. Impetuoso y difícil de contenerse en sus manifestaciones. Nació con una habilidad especial para entrevistar a diversos personajes y no perdía ocasión para ingresar a la polémica. Sufrió la dolorosa experiencia de la discriminación.

Triunfador en Argentina
Quizá aquí estuvo el motivo que lo hizo emigrar a Chile primero y de allí a la Argentina e irrumpió con toda su energía hasta convertirse en el famoso "Peruano Parlanchín". Era un medio diferente al nuestro y las posibilidades de expresarse a libre albedrío se dieron a plenitud. Pasó el tiempo cosechando triunfos radiales hasta que llegó la televisión y nuestro Guerrero logró en dicho medio un sitial de preferencia entre los argentinos. Logró lo que nadie imaginó. Ser famoso y querido en la tierra de Gardel. Triunfó plenamente "a solas". Crítico en extremo y no medía las consecuencias de lo que sus expresiones podrían causarle. Se casó varias veces. Dio plena libertad a su personalidad temperamental y fue a Nueva York a demostrar su talento. Hizo una escala en Lima y se alojó en el "Crillón". Cuentan que el gerente de una radio que lo discriminó por su color fue a saludarle. Hugo encargó le dijeran que un hombre de su color no podía recibir a un blanco de su categoría. Y no lo recibió.

Polémico en la televisión
Con el advenimiento del Cable, pudimos apreciarlo en su verdadera sustancia y conduciendo un espacio propio. Era presentado con el marco musical conformado por dos jóvenes virtuosos del piano y el saxo. La polémica, su crítica aguda a lo que no le conformaba y otros temas del mismo fondo, hacían que el televidente participara espontáneamente. En otro nivel, se involucraba en los líos de artistas u opinando crudamente sobre temas conflictivos a través del teléfono. Creaba expectativa y un desenlace sorpresa. Fue una suerte volverlo a ver en la televisión argentina , con más años y demostrando una madurez extraordinaria. Se había nacionalizado argentino y disfrutaba de hacer chanzas a los propios ciudadanos de aquel país.

De personalidad elocuente
Entre veteranos peruanos del micrófono como Fernando Farrés y Víctor Manuel Barriga, siempre hay un sinfín de comentarios y anécdotas de Hugo. Lo recuerdan como inquieto, muy sociable y tremendamente amigo. Su alejamiento del país fue sorpresivo. Había dejado huellas imborrables y decía Miguelito de los Reyes, su gran colega, que en Lima no volvió a aparecer otro Guerrero Marthineitz y lamentó que los triunfos verdaderos los lograra fuera del Perú. Sucede con todos los grandes, como "Ima Sumac", nuestra gran soprano que se convirtió en leyenda con su canto y se convirtió en estrella del  cine norteamericano. En nuestro país no se ha vuelto a repetir un caso tan igual al de Hugo Guerrero. El sufrir en su patria la discriminación, le favoreció totalmente para lograr lo que le prometiera a su madre: ¡Triunfar fuera! Así lo hizo.

"El Peruano Parlanchín"
Debo agregar que por los años 60 del siglo pasado, cuando integrábamos los planteles de Roberto Airaldi, Queca Herrero y Gloria Travesí en radio "La Crónica", Hugo nos sorprendió con su visita y fuimos testigos de su cálido abrazo a Fidel Ramírez Lazo, su colega en Radio Colonial y a todos los que estábamos presentes. Había adoptado toda la clase que sus años de labor en la radio argentina, le habían hecho asimilar. Era un paso gigante y poco probable que hallara en Lima un sitio para demostrar el por qué fue el "Peruano Parlanchín". Pienso que aquel carácter de su juventud no cedió y continuó siendo un factor que le ocasionó muchas censuras por parte de los gobiernos militares y democráticos de la tierra de Gardel.

Joven en Radio Splendid y
en donde inició su gran y
meritoria carrera.
Leía una biografía de Hugo y nos sorprendió que se llamó "Hugo Tomás Tiburcio Adelmaro Guerrero de Ávila Marthineitz". Lo consigno con gran sorpresa y pienso que fue consecuencia de alguna extravagancia de nuestro querido locutor. Llegó a ganar 20 mil dólares mensuales por su programa de televisión "A Solas", donde se trataba temas íntimos y de contenido sexual. Lejos quedaron sus triunfos en la radio con "El Club de los Discómanos", "Splendid Show", "El Show del Minuto" y "Reencuentro", este último también en la televisión. Lo lamentable es que sus últimos años estuvo en la indigencia y falleció de un paro respiratorio el 21 de Agosto de 2010 a los 86 años de edad. En la Argentina se le reconoce como uno de los mejores locutores por su voz grave y sus pausas al hablar. Ídolo en tierra extraña. Gran mérito y nuestro homenaje queda plasmado en esta nuestra modesta reseña. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario