miércoles, 25 de noviembre de 2009

ALBERTO ARENAS CORONEL. EL MEJOR NARRADOR DE "RADIOPERIÓDICO EL MUNDO" EN RADIO VICTORIA.

Alberto Arenas
Coronel.
Para el autor de esta nota, Alberto Arenas fué su modelo de locución. En la década de 1950, brillaba como relator de noticias en Radioperiódico "El Mundo" de Radio Victoria. La otra voz acompañante correspondía a Carlos Curonisy. Se transmitía a las 7 a.m.. Una voz femenina adornaba la mañana y con toda su gracia y encanto recibíamos a Ruth Revoredo. ¡Qué trío! Además, todos actores de primera. Ruth y Carlos fueron contratados por Radio El Sol, en su inauguración. Yo debuté a su lado en 1954 y quedé como titular cuando el renunció en busca de mejoras económicas y profesionales.

Alberto Arenas, se mantenía firme en "Victoria" y era el galán de Ana Mendoza en el Radioteatro de las 10. Fueron muchos los personajes románticos que interpretó y su legión de admiradoras crecía mucho más cada mañana. En las noches era la voz comercial de los programas de auditorio. Al lado de Carlos Alfonso Delgado y Ana María Álvarez, cobraban vida: "Zande, el lápiz labial de la mujer bonita" o el famoso  "Criogenine Lumier". En l959, emigraría a Radio La Crónica". Allí alternó con David Odría, Fidel Ramírez Lazo, Germán Peralta y Lucho Diez Canseco entre otros. Se codeó con Hernando Avilés y los Caminantes, la famosa Carmen Sevilla y Juán Legido "el Gitano Señorón".

Paralelamente cumplía funciones publicitarias en Droguería Khann y su vinculación con todos los medios radiales y de televisión fué admirable. Nuestros encuentros ocasionales, servían para disfrutar de un buen café y estimular nuestra gran amistad y mi admiración. Hombre de carácter afable, amante esposo y mejor padre. Soy testigo de sus infatigables esfuerzos para entretener a sus pequeños de aquel entonces y, bicicletas en el coche, nos dirigíamos a los parques o playas para sus paseos. Me honro de haber sido su acompañante tanto en Radioperiódico "El Mundo" como, ya fuera de labor, en inolvidables pausas recreativas. Fue mi verdadero  maestro, el consejero de mi juventud y todo un caballero de la locución y el radioteatro.

Aquí posan Marco Antonio
Castro, Fidel Ramírez Lazo y
Alberto Arenas en radio
"La Crónica".
Desde este rincón de Internet, le envío mi saludo fraterno. Nuestro último contacto sucedió a comienzos de este siglo. Lo entrevisté en "Musiencuentros", programa que conducía en Nacional y quiera Dios que siga disfrutando del cariño de los que le rodean. No puedo olvidar su trato amable y aquellas reuniones en las que me convertía en su confidente. En cierto modo, gracias a los consejos de este muchachón, tomó valor y dejó Radio Victoria en busca de mejores proyectos. No olvido los momentos de tertulia entre los que conformábamos el personal. Con Hernán Delgado, José Lázaro Tello, José Ugaz y Marco Antonio Castro, las horas volaban con cada anécdota. Muchas veces llegaba Carlos Alfonso Delgado, muy elegante y perfumado con la última novedad del ambiente.

Recuerdo, como si fuera ayer, que en una oportunidad lo hice confidente de un problema íntimo, cosas de muchacho sin experiencia alguna en la vida. Me dio un rezongón y me ayudó a salir del trance. Tuvo que recurrir a una amistad profesional suya a cuyo estudio me llevó en su automovil y que, tratándose de su recomendación, puso todo el empeño y lo sirvió. Se perdió toda una tarde conmigo. El jalón de orejas aún lo siento. Era un hermano mayor y preocupado por lo que me sucedía. Una suerte que la vida puso en mi camino. Sus correcciones a mi modesto léxico y sin afectar ni disminuir mi personalidad. Le caí bien y yo feliz de haber pasado de hincha número uno a su colega y aprendiz de sus virtudes.

Toda una lección del buen hablar para el joven José Carlos Serván. Y no sólo eso. Consejos de oro. El sabía que lo admiraba y no hacía caso a mis loas. Dueño de una sencillez admirable y que marcó mi vida con su ejemplo. Muchas veces se confundían nuestras voces y recuerdo al Ing. Mirenghe, dueño de un estudio de grabaciones, comentarle que el muchacho que el llevaba para alguna publicidad, era su doble. Me sentía orgulloso de oír esa alabanza y como siempre recibir su afecto y felicitación. Esta es una reseña con mucha gratitud y justicia para él. ¡Saludos "Ingeniero"! Así nos trataba "ALBERTO ARENAS CORONEL". ¡Nuestro Maestro en la Locución! Gracias.

6 comentarios:

  1. Lamentablemente,el "ingeniero Arenas" se nos fue el 29 de diciembre del año pasado(2009)con las justas si no llegaba al 2010
    El que suscribe es su hijo mayor Carlos Alberto,yo me encargue de velar por el durante sus ultimos años
    Mi correo es carenas90@hotmail.com por si alguien de sus amigos quiere saber mas de el escribames con toda confianza,gracias

    ResponderEliminar
  2. Querido Carlos Alberto:
    No somos eternos pero el recuerdo de tu padre sí. Lo podrás apreciar en mi reseña. Yo lo acompañaba en las mañanas de los sábados, cuando los llevaba a Uds. a sus paseos en bicicleta. Eran muy niños. Ya te escribiré a tu correo y gracias por hacerte presente. Me ha dado un inmenso gusto a pesar de saber que ya está al lado del Señor. Un abrazo para ti y tus hermanos.

    ResponderEliminar
  3. Saludos Don José.
    Quería también saludar a Carlos Alberto Arenas. No recuerdo si fuiste tú u otro de tus hermanos al que conocí. Si mal no recuerdo, vivías en la Avenida Sucre en Pueblo Libre. Acabo de escribirte al correo electrónico que dejaste, pero me lo han rechazado, parece que está mal. Soy Lucho, uno de los hijos de Fidel Ramírez Lazo. Si lees esta nota. Escríbeme a: lars279@optonline.net
    Vivo en New York

    ResponderEliminar
  4. Siempre grato Lars 279:
    Traté de comunicarme con Carlos Alberto y tuve el mismo resultado que comentas. Tengo la impresión que cambió de correo. Espero lea estos comentarios y por favor nos escriba a nuestros correos.
    Por mi parte, me "hackearon" hace poco y ahora soy josecarloservan@live.com .
    Un abrazo Lars y esperamos continuar enlazados. Ah! Hay un Leo Ramírez Lazo en radio "La Inolvidable" de Lima. ¿Es tío tuyo?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Don José, Leo Ramírez, es mi hermano. Se quiso poner el apellido como compuesto.
    Ya tomé nota de su nuevo correo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. LARS:
    Para mi siempre es grato escuchar el apellido Ramírez Lazo y Leo hace sobrevivir los apellidos. Sin ninguna duda, tu padre y Juán fueron grandes de verdad. Un abrazo.

    ResponderEliminar