viernes, 13 de noviembre de 2009

"JUAN FELIPE MONTOYA". ¡LA CARACTERÍSTICA VOZ DE RADIO VICTORIA! LOCUTOR, ACTOR E IMITADOR. GRAN PERSONAJE DE LA RADIO.

Juan Felipe
Montoya
Un polifacético de la actuación, amante de la música de los grandes maestros y un bohemio en el más serio sentido de la palabra. Su vocación por interpretar personajes de la Literatura Mundial, lo llevaron a incursionar en la Radio para formar un gran elenco y dar rienda suelta a su vocación. Se inició en Radio Barranco y con el tiempo llegaría a Radio Victoria de Lima. Allí se identificó plenamente dirigiendo sus radioteatros e incursionando en el mundo de la publicidad. Su carácter lo hizo hombre de confianza de Don José Eduardo Cavero Andrade, el propietario, al que asesoraba con excelentes ideas y obsequió su voz para identificar la emisora. El tema musical característico fue extraído de la Quinta Sinfonía de Beethoven. El famoso "Ta, Ta, Ta Tá", servía para que Juán Felipe, con su voz penetrante y aguda, citara el famoso OAX4X y OAX4Q y todo su pregón correspondiente. No hubo otro locutor que lo supliera en dicha característica.

Hizo mucho Radioteatro. Su elenco lo conformaban actrices de gran calidad como la recordada Consuelo Rey, española, Ana Mendoza, Haydee Pareras, Chaba Reyes, Bertha Palacios, Socorro Cácerez y Delia Fortún. Solía utilizar a renombrados actores como Rafael Gonzales Guía, Oscar Ross, Daniel Armas, Sergio Vergara, Jorge Sánchez Pauli y Alfredo Bouroncle entre otros. Luego, daría oportunidad a muchas jóvenes promesas para ingresar al maravilloso mundo de la Radio. Debo recordalo cuando en Semana Santa se prodigaba en Radio Victoria para representar la Pasión de Cristo Jesús. No tenía la voz baritonal que, según César Miró, era la más idónea para llegar a los oyentes en la radio.

Juán Felipe Montoya Zevallos fue además, el locutor comercial de Augusto Ferrando en sus transmisiones hípicas, primero desde San Felipe y luego, integrando la famosa "peña" desde el Hipódromo de Monterrico. Aquí hizo gala de sus dotes de imitador al parodiar a María Félix, la gran dama del cine mexicano. Se caracterizaba de tal manera que era todo un suceso. Otro personaje que gustaba hacer fue "el Padre Triserato", basado en la imitación a un cura español que daba charlas en Radio Selecta allá por 1959 y en la que habíamos afincado. Poseedor de una muy buena voz, clara y de tono alto. Conocía algunos secretos del piano y además aficionado al canto lírico. Un buen artista y excelente locutor.

Culminó su carrera en Radio Nacional del Perú, con lo que más le agradaba: la música clásica. También, a modo de entretenerse, colaboró en "Musiencuentros", una producción nuestra que mantuvimos durante tres años de manera graciosa y a la que también concurría Juan José Ugaz, gran amigo común, con un éxito total de sintonía en el mundo de la Tercera Edad. Poco amante de ir a nuestras celebraciones de aniversario y que, siendo protagonista, causaba mucha extrañeza sus ausencias. Al dejar nosotros la radio, visitaba a Ramón Alfaro Remón en su audición nocturnal por la misma emisora del Estado Peruano y entre ambos personajes polemizaban sobre temas de actualidad con gran solvencia humorística.

Juan Felipe Montoya es otro grande de la locución y que todavía nos honra con su presencia en las celebraciones, cada 8 de Diciembre, por "El Día del Locutor" en nuestro hogar. Ha superado los 80 años de edad y se mantiene locuaz con todas sus condiciones artísticas completas. Es el empecinado en continuar en la lid y es frecuente oírlo en entrevistas por la nueva Radio Nacional. Le debemos el habernos dado la posibilidad de ingresar al mundo de la radio, cuando en 1953 convocó, por orden de Don José Eduardo Cavero, a nuevas voces para Radio Victoria en los bajos de la Cabaña. Fue quien se encargó de realizar las exigentes pruebas del concurso a cada uno de los participantes y que, cuando llegó nuestro turno, nos felicitó.

Sentimos una enorme satisfacción y a la vez tristeza por los demás competidores porque la vacante era sólo una. Habíamos hecho buena amistad con esos jóvenes aspirantes y esta etapa es motivo de otra reseña aparte. Pese a su avanzada edad no deja de asistir a Radio Nacional del Perú, emisora a la que, como muchos colegas, entre ellos Carlos Alfonso Delgado, César Augusto Serván, Manuel Obregón y otros, fueron asignados cuando el "Velascato" tomó sus emisoras de origen. Llegada la edad de la jubilación y en vista de las pocas posibilidades de trabajo a quienes practicamos la conservadora práctica de la locución tradicional, Juan Felipe Montoya se mantiene firme en sus convicciones. Ha sido para nosotros muy grato reseñarlo. Gracias.

15 comentarios:

  1. Recuerdo muy bien la caracteristica de Radio Victoria, con los compases iniciales de la Quinta Sinfonia de Beethoven en su primer movimiento,in C menor, Allegro con brio, que identificaba la señal de la estaciòn, y claro la voz de Don Juan Felipe Montoya que hizo que muchos nos interesaramos en aprender algo de cultura musical de los grandes clàsicos. A pesar de los años transcurridos, mantiene su timbre de voz, y eso es un privilegio que pocos pueden ostentar. Lo escuchè como narrador de novelas,actor participante, y era el encargado de presentar los radio-teatros de la cèlebre pareja Don Lucho Còrdova y Doña Olvido Leguia, aquella dama chilena que con Don Lucho hicieron dentro de su famoso ciclo de programas radiales una escuela digna de imitarse. Cuenta Don Felipe que el es Ingeniero Civil de Profesiòn, y que debido a su trabajo para el Estado, tuvo que viajar por diversos lugares del territorio, lo cual acrecentò su cultura en lo referente al aspecto social y humano. Fue como Ud menciona hombre polifacètico, y gran imitador. Me permito rectificar que el nombre que utilizaba para imitar al clèrigo era "el padre tricerato" y hacia gala de su personaje en las audiciones hipicas de Ferrando desde el Hipodromò de San Felipe. Tambien lleguè a escuchar al original clèrigo español de Radio Selecta, sobre todo cuando iniciaba las famosas letanìas que duraban mucho tiempo. La gente de Radio Nacional, me indica que siempre Don Juan Felipe se da sus vueltas por la estaciòn, tal vez recordando que aqulla fue su casa por muchos años, y evocando sus programas nocturnos donde daba càtedra de la forma correcta como se hace la presentaciòn de una obra de mùsica clàsica....

    ResponderEliminar
  2. OLDIES:
    Estuvimos para celebrar el Día del Periodista 2010 con él y mi hermano César Augusto. Almorzamos en San Isidro y fue ocasión de que el nos ratificara que antes de integrarse a la radio, anduvo en el campo de la albañilería, prestando servicios en la construcción de la carretera en Ica. Allí conoció a un ejecutivo de Radio Barranco, llegó y trabajó con Javier Tulio Cano, otra gran voz de nuestra locución. Gracias a Juán Felipe y su concurso buscando locutores para Radio Victoria, me presenté, gané y me integré a esa gran emisora del pasado. Ya está cerca a los 90, conversa y goza de buen apetito y salud. Envió muchos saludos a quienes se acuerdan de él. Cumplo con ello.

    ResponderEliminar
  3. Me da mucho gusto el saber que el Señor Juan Felipe Montoya coninúe en actividad. Él es parte de la historia de la rediodifusión peruana y sería una magnifica actividad que se le honrre como se merece alguien que lo dio todo y no pidio nada.

    ResponderEliminar
  4. Juán Felipe nos llamó hace una semana y prometió visita y fotos. Esperamos con ansiedad el momento y lo estaremos comentando. Gracias amigo anónimo.

    ResponderEliminar
  5. Andante dijo...

    Radio Victoria, fundada por el Sr. Cavero Andrade allá por 1939, tenía una impactante cortina institucional, es decir un spot en el que se anunciaba el nombre de la radio y las frecuencias en las que se emitía. Esta presentación tenía como fondo musical los 2 primeros compases de la Sinfonía nº 5 en do menor, Opus 67, de Ludwig van Beethoven compuesta entre 1804 y 1808. Sonaban el «para pa paaaaa», aquellas 4 notas en sol en sus 2 compases y de inmediato una voz masculina decía solemnemente: «Radio Victoria, desde Lima Perú», volvían a sonar otros 2 compases de la sinfonía y el locutor agregaba cadenciosamente «OAX4X en 780 kilohertz onda corta, OAX4Q, en tantos otros kilohertz, onda media», y cerraba con los mismos compases. El locutor era el polifacético e insustituible Juán Felipe Montoya Zevallos. Correría el año 1954, el suscrito contaba escasos 3 años de edad. Recuerdo que al escuchar los primeros compases me lanzaba a la radio para no perder una sola nota de esa melodía desconocida, potente, enigmática, perturbadora; quedaba profundamente frustrado cuando la cuña se extinguía, y permanecía esperando la próxima que siempre llegaba antes de comenzar otro programa. Desde ese entonces ya me repetía a mí mismo: «tiene que existir algo más que eso, esa música no se puede quedar allí», y a la vez me espantaba la posibilidad de que esos acordes fueran lo único que se hubiese compuesto y que se habían hecho solamente para la propaganda de Radio Victoria. Cuando le preguntaba a mi madre si conocía esa música, siempre me respondía, claro, esa es la música de Radio Victoria. Fue a los 13 años cuando por fin me pude comprar el disco completo, no había escuchado jamás la obra entera, quedé absolutamente galvanizado. Es imposible reseñar los sentimientos de esos instantes, que ni los orgasmos más voluptuosos han podido superar: sólo añadiré que allí empezó mi sobreproducción de endorfina y serotonina —que me dejó sin pelo a los 20 años—, y que nunca he necesitado otra droga que la música para pegar un inaudito vuelo psicodélico.

    ResponderEliminar
  6. Mi querido "psicodélico" por la música de los grandes maestros. Sentíamos lo mismo cuando empezamos a aprender el repertorio de los Grandes Maestros. Le debo en cierto modo a Juán Felipe Montoya el haber ingresado a la radio y gracias por su comentario. Ojalá podamos traer a Juán Felipe y que lea tantos comentarios a su favor como el suyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Que bien saber de Montoyita..yo lo conozco desde niña!!..quisiera saber como puedo comunicarme con el!!!!!a mi me llamaban la abejita maya en el Hipodromo ( 5to piso- periodistas) ojala saber de el.
    Milena

    ResponderEliminar
  8. Querida Milena "Abejita Maya":
    Lamento que Juán Felipe no disponga de teléfono alguno y conozco su casa en la Av. Grau, a la altura de la Plaza Grau.Es un edificio de más de 5 pisos al lado de un farmacia. Ojalá podamos verlo y conseguir el número de su casa.
    Le comentaré lo de la "Abejita Maya" y seguramente la recordará. Tiene un memoria asombrosa.

    ResponderEliminar
  9. Un saludo para el profesor JUAN FELIPE MONTOYA,,,INCREIBLE HOMBRE,,,TREMENDA PERSONA, GRAN HOMBRE QUE LOS PERUANOS DEBERIAMOS DE APRECIARLO Y AGRADECERLE LO MUCHO QUE HIZO POR LA CULTURA DEL PERU
    UN SALUDO DESDE NUEVA YORK EEUU, Y PRONTO ESTARE EN LIMA Y ESPERO QUE NOS COMUNIQUEMOPS
    VICTOR MANUEL ARATA
    212 5813719
    4366321

    ResponderEliminar
  10. Víctor Manuel Arata:
    Trataremos de comunicarnos con Juán Felipe y le haremos conocer su saludo. Mil gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. victor manuel arata22 de junio de 2012, 13:38

      GRACIAS
      victorarata@aol.com

      Eliminar
  11. victor manuel arata22 de junio de 2012, 13:35

    Hola
    Quiero saber sobre la salud de mi amigo, JUAN FELIPE MONTOYA ZAVALLOS
    DESDE NUEVA YORK
    VICTOR ARATA
    victorarata@aol.com
    =====================
    212 5813719

    ResponderEliminar
  12. Víctor:
    Juán Felipe es un ejemplo de pundonor y estando ya en los 90, se mantiene terco en el camino y demuestra su fortaleza espiritual y física. Ojalá podamos vernos el 25 que cumple uno más.Gracias por comunicarse con nosotros.

    ResponderEliminar
  13. Hola
    Quiero que me consiga en telef d eJuan Felipe
    DEsde Nueva York
    Victor Arata
    victorarata@aol.com

    ResponderEliminar
  14. Víctor:
    Juán Felipe no tiene teléfono. Se le puede llamar a Radio Nacional delPerú a golpe de 9 de la noche. Suele estar en la emisora de visita.

    ResponderEliminar